¿Qué tipos de césped existen? Clasificación según el uso, el clima y precio

¿Natural o artificial? ¿Para contemplarlo o para pisarlo? ¿Para zonas de frío o de mucho calor? Encuentra la respuesta a todas tus preguntas y descubre cuál es el césped más adecuado para tu jardín.

El Corte Inglés Decoración

Son muchos los placeres que te depara una mullida pradera. Además de regalarte una visión verde y fresca en tu jardín, es una alfombra suave sobre la que podrás tumbarte a descansar, jugar con los niños o sentarte a la sombra. El simple hecho de pasear descalzos sobre él es todo un placer…siempre que elijas bien el tipo de césped que quieres para tu jardín.

El mercado ofrece tantas variedades que puede ser que te encuentres perdido ante semejante avalancha de posibilidades. Por eso hoy vamos a dar unas pautas prácticas para delimitar los criterios que han de guiarte cuando elijas el césped para el jardín, y así dar en la diana. Ten en cuenta que el tipo dependerá de tus necesidades.

¿Césped natural o artificial?

Lo primero que tendrás que pensar es si prefieres que sea natural o artificial. Y para decidir en consecuencia has de confiar en tu propio criterio. Ambos tienen ventajas e inconvenientes: si el natural es más fresco y posee una textura difícil de imitar, también requerirá un mantenimiento constante aunque optes por una especie fácil de cuidar. Por otro lado, el artificial posee un tacto un tanto ficticio, pero no te dará ni pizca de trabajo. Y, además, hoy hay modelos muy realistas.

Césped natural, la belleza de lo auténtico

¿Quieres sentir el tacto de la hierba natural bajo tus pies? Hay dos formas de conseguirlo: sembrando las semillas o colocando tepes (planchas de césped ya cultivado). Mientras la primera opción resulta más económica y menos trabajosa, tu pradera tardará más tiempo en brotar y estar perfecta. Además, tendrás que esperar al momento idóneo para llevar a cabo la tarea. En cualquier caso, es un buen sistema para jardines muy grandes con extensas praderas.

Los tepes, por el contrario, se pueden colocar en cualquier época del año y disfrutarás de un césped perfecto desde el primer día. Eso sí, como es un método más caro, se aconseja para jardines pequeños.

¿Cómo elegir las mejores semillas para mi jardín?

Leroy Merlin

Si finalmente te decides por la siembra, has de saber que existen muchas variedades. La elección dependerá de diferentes criterios a aplicar en cada caso.

1. En función del uso. Antes de escoger una especie u otra, pregúntate a ti mismo para qué quieres tener una pradera en tu jardín. ¿Lo quieres para sentarte en el porche y admirar su belleza? ¿O prefieres que tu familia lo disfrute al máximo y que los niños corran y jueguen en él? ¿Te gustaría practicar deporte en la pradera y jugar al fútbol? Estas cuestiones son importantísimas para acertar con el tipo de césped más adecuado en cada caso.

o   Uso decorativo y ornamental. Para todos aquellos que quieren un césped espectacular, lo mejor es inclinarse por aquellos de hoja fina y gran densidad. El resultado será una pradera muy verde y especial… que requerirá bastantes cuidados y admitirá pocas pisadas. Tendrás que regarlo bastante y cortarlo al menos una vez a la semana. Opta por uno de hoja tupida como la Festuca ruba, Dichondra repens (27 €/kg) o Agrostis estolonifera.

o   Uso funcional. Si lo que deseas es un campo de hierba para disfrutarlo a tope con los tuyos necesitarás unas semillas específicas, como algunas variedades resistentes de Agrostis o Poas (en torno a 11 €/kg). Tendrás un césped bonito, pero también capaz de soportar el trote diario de niños y mascotas. Y sin que tengas que dedicarle demasiado tiempo y esfuerzo.

o   Uso deportivo. Puede que no resulte tan intensamente verde y decorativo como las praderas de los jardines ornamentales, pero… ¡lo aguantará todo! Podrás correr, pisotearlo, jugar al balón, etc. En estos casos triunfan la grama (Cynodon dactylon - 14/kg), Ray grass (11 €/kg), Poa pratensis (14 €/kg), Festuca arundinacea (9,05 €/kg), etc. O también, con un plus de resistencia, el Pennisetum clandestinum (51,50 €/kg) y Stenotaphrum secundatum (10 €/bandeja de 64 esquejes).

2. En función del clima. Es otro de los factores importantes a tener en cuenta. En este caso se podría hacer una división sencilla, según el emplazamiento de tu jardín (en una zona de clima frío o cálido).

o   Para climas cálidos: has de optar por variedades que resistan bien las altas temperaturas y que tengan pocas necesidades de riego. Suelen ser de hoja ancha y resistente. Las especies más adecuadas son:

§  Bermuda (Cynodon dactylon), una grama fina muy frecuente en la composición de céspedes de climas cálidos, ya que no tiene problema para sobrevivir en condiciones de calor y sequía. Es apto para todo tipo de suelos, y resiste también las pisadas continuas. Su aspecto es el de una pradera compacta, de color verde oscuro. Precio: 14 €/kg. Imagen: Pennington

§  Bahía Grass (Paspalum notatum): da como resultado un tapiz de color verde oscuro. Con su hoja gruesa y resistente, aguanta estoicamente el trote diario al que quieras someterlo. Precio: 210 €/kg.

§  Pennisetum clandestinum (también conocido como Kikuyu – Precio: 51,50 €/kg). Se trata de una especie de aspecto denso, muy adecuada para jardines de costa ya que puede crecer en climas húmedos y no le afecta demasiado la falta de riego. Imagen: Apidech Ninkhlai

o   Para climas fríos: hazte con variedades que aguanten sin inmutarse las heladas y las temperaturas bajo cero.

§  Agrostis estolonifera, un césped de aspecto fino, perfecto para climas extremos. Precio: 41,61 €/kg. Imagen: novogreen.net

§  Festuca arundinacea. Además de su fortaleza y su gran resistencia a las pisadas, necesita un mantenimiento realmente bajo. Crece rápido y resiste bastante bien la falta de riego.  Precio: 9,05 €/kg. Imagen: Description

§ Ray-Grass (Lolium perenne). Es muy común en los jardines, dado que es perfecto tanto para climas fríos como calurosos, aunque requiere de suficiente riego para estar en plenas condiciones. Entre sus muchas ventajas, destaca su color verde intenso y brillante y la rapidez con la que crece (lo que también implica una mayor necesidad de siega). Precio: 11 €/kg. Imagen: Binette & Jardin.

Césped artificial, todo ventajas

Considerar la posibilidad de elegir césped artificial para tu jardín no es ninguna locura, ya que este material, a pesar de no poseer la frescura y tacto veraz del natural, ofrece grandes ventajas que sería un error no tener en cuenta. Sea cual sea tu decisión final, conviene valorar todas las opciones a tu alcance.

Cesped Artificial Opengarden

Es más resistente y duradero que el natural. Además, puedes instalarlo en todo tipo de suelos y en cualquier zona geográfica, por muy extremo que sea el clima. Con él no sufrirás por el mantenimiento; no tendrás que segarlo, regarlo o abonarlo (lo que hace que, además, sea muy sostenible). Y también es importante destacar que actualmente es posible encontrar grandes imitaciones de césped natural, con una textura, aspecto y tacto muy logrados.

En el capítulo de los inconvenientes, diremos que el artificial resulta más caro que el natural, si bien este sobrecoste es inicia, ya que después se logra un mayor ahorro (no es necesario gastar agua, ni ningún otro producto específico). El precio medio de instalar césped artificial en un jardín de 20 m2 es de 470 € (de gama media, con instalación incluida).

Cómo elegir el mejor césped artificial

El mercado ofrece un sinfín de productos y calidades diferentes en lo que a césped artificial se refiere. Para elegir el más adecuado a tus necesidades, tendrás que tener en cuenta el uso que vas a hacer de él, y las características y cualidades de las fibras que lo componen.

1. En función del uso:

o   De uso decorativo. Por su aspecto denso y su textura suave, es el césped más adecuado para jardines y terrazas. Además, posee un aspecto muy natural, lo que es un punto importante a su favor. En general, sus fibras son bastante altas. A pesar de todo, encontrarás en el mercado diferentes calidades. Precio: desde 8,95 €/m2.

o   Uso deportivo. Este tipo de alfombra de hierba artificial es un material muy adecuado para praderas con un fin deportivo, como campos de fútbol o de golf. Precio: desde 8,50 €/m2.

2. En función de las características de las fibras: se pueden distinguir tres tipos, que se corresponden también con tres calidades diferentes.

Monofilamento. Un césped fabricado con fibras individuales que es muy resistente, aunque resulta poco natural. De hecho, no suele utilizarse en jardines domésticos ni terrazas, sino más bien en espacios exteriores poco transitados como rotondas o plazoletas no accesibles. Es el más económico de todos. Precio: desde 4 €/m2. (Imagen: Cespedpar)

Fibrilado. Se trata de una alfombra densa y de aspecto bastante natural, por lo que resulta adecuado para jardines y terrazas particulares, así como para espacios públicos o pistas deportivas. Precio: desde 8,50 €/m2. (Imagen: Cespedpar)

Texturizado: es el de mayor calidad. Está compuesto de fibras principales y otras fibras secundarias, por lo que logra una apariencia densa y muy natural. También es el más caro. Precio: desde 16 €/m2. (Imagen: EFIGRASS)

3. En función de la longitud de las fibras: los tipos que se emplean para jardines y terrazas poseen unas fibras con una altura de entre 20 y 50 mm. Este intervalo de altura es el ideal para lograr un aspecto denso y, además, que recupere bien su apariencia tras las pisadas.

o   De gama básica. Con una longitud de fibra más corta, en torno a los 25 mm. Tiene un precio desde 7,90 €/m2.

o   De gama media. Su fibra es de longitud media, 35 mm, y su precio es desde 14,90 €/m2.

o   De gama alta. Denso, con una longitud de fibra de 44 mm, y con gran capacidad de recuperación. Precio: desde 35 €/m2.

Césped para todos los gustos

Natural o artificial, para uno u otro clima, más o menos suave o resistente, existe un césped para cada tipo de jardín y para cada necesidad. La clave está en conocer las numerosas y variadas opciones que ofrece el mercado para elegir con acierto la que más nos conviene.