Cómo poner una reclamación por obras mal realizadas

Cuando se adquiere un inmueble que ha sido construido o reformado recientemente, o bien se realiza una reforma en el hogar, la ley protege a los propietarios ante posibles defectos de construcción. Sin embargo, esta protección solo tiene validez durante un tiempo determinado y, para ampararse en ella, se deben cumplir ciertos requisitos. La buena noticia es que la ley favorece al propietario si hay algún fallo en la reforma del hogar. En esta guía veremos cuáles son y cómo funcionan las leyes en estos casos.

Mujer hablando por teléfono y poniendo una reclamación por obras mal realizadas

¿Qué hacer cuando te das cuenta de que tu vivienda tiene un defecto en la obra?

No es habitual que un inmueble recién reformado presente defectos de obras. Sin embargo, de ser así, pueden pasar horas, días, meses o incluso años hasta darte cuenta de ello. Por eso, cuando ocurre, puede que te preguntes qué tienes que hacer o te preocupe que haya pasado demasiado tiempo desde que adquiriste el inmueble como para poder reclamar.

Lo cierto es que la ley contempla situaciones como estas y protege a los propietarios. Podrás reclamar los defectos de una reforma en el hogar mediante acciones judiciales acogiéndote a ella, siempre y cuando estés dentro del plazo. Los plazos de esas garantías quedan recogidos en la Ley 38/1999, del 5 de noviembre, de Ordenación de la Edificación (LOE) y también en la Ley para la Defensa de los Consumidores y Usuarios 1/2007. También existen otras leyes que defienden al propietario, como el Código Civil.

La Ley de Ordenación de la Edificación (LOE) establece, dependiendo de la gravedad del daño o defecto constructivo que padezca la vivienda o local adquirido, tres plazos de garantía:

  1. Un año para los denominados defectos de acabado.
  2. Tres años para vicios o defectos que afecten a la habitabilidad.
  3. Diez años para defectos que afecten a la seguridad estructural del edificio.

Eso sí, la ley establece un plazo máximo de 2 años desde que aparece el defecto constructivo para reclamar.

Por su parte, la Ley para la Defensa de los Consumidores y Usuarios, en la prestación de servicios, señala 6 meses de plazo máximo para la reclamación de un vicio oculto.

El Código Civil también protege las reformas del hogar. Concretamente, el Código legisla en torno a las garantías en las obras de mejora de la vivienda. Fija así un período de 10 años para que el profesional responda ante posibles desperfectos, o bien 15 años si no se ha cumplido con las especificaciones establecidas en el proyecto o en el presupuesto.

Cabe destacar que, si en el contrato con la constructora se especifican plazos de entrega, también estarías protegido y lo pactado es, evidentemente, vinculante.

Una recomendación extra

Tanto si vas a llevar a cabo una reforma integral de la cocina o del baño, que suelen ser las más habituales, o alguna pequeña mejora, como cambiar la encimera, te aconsejamos fotografiar el antes y el después. De esta manera, tendrás documentos gráficos que prueben el estado de tu piso antes de que la empresa constructora comenzara a trabajar en él y no podrán alegar que el desperfecto ya existía. También será un documento muy útil para el perito a la hora de elaborar su propio informe.

Pasos a dar para reclamar una obra mal hecha

Lo primero que tendrás que hacer es llamar a un perito (técnico, ingeniero o arquitecto). Este profesional evaluará los daños en la reforma y podrá elaborar un informe. Su papel es vital, pues el principal problema a la hora de reclamar una obra mal hecha es distinguir si los desperfectos son causa de la empresa o los ha realizado el propietario o inquilino a posteriori. (¿Ves ahora por qué es importante hacer fotografías del antes y el después?).

Si el perito prueba que los desperfectos han sido causa de la empresa hay que contactar con un abogado para llevar el caso ante un juzgado civil.

Habrá que tener en cuenta que un proceso judicial no es un camino corto ni barato, y llevará tiempo obtener una resolución del conflicto. Por este motivo, algunos propietarios optan por proteger sus contratos de reforma con una protección jurídica.

Documentos que hay que presentar para reclamar un defecto en la reforma del hogar

Documentos para presentar ante un defecto en la reforma del hogar

No olvides que, para construir una buena defensa, se necesitan los documentos que prueben que ha habido una relación entre el propietario y la empresa constructora.

Para hacer una reclamación es necesario disponer de la factura que justifique el trabajo de la constructora o profesional. Sin esa factura es imposible reclamar. En la factura deben aparecer los siguientes datos:

  • Fecha de factura
  • El nombre de la empresa o autónomo, su sede social y su CIF o NIF, respectivamente.
  • Descripción de la reforma realizada al detalle.
  • El importe neto y el IVA por separado
  • Firma y sello de la empresa o el autónomo.
  • Plazo de garantía de la obra, ya sea en la misma factura o en el presupuesto presentado. De no ser así, se aplicarán los plazos estipulados por ley.

OJO: esta factura debe ser abonada antes de hacer la reclamación, preferentemente por transferencia bancaria, o no se podrá acudir a juicio.

Además de la factura, también se puede presentar el presupuesto de la obra, donde seguramente estará más detallado el servicio que ofreció el profesional, o el contrato con la empresa.

¿Cómo saber si una empresa cumple con las garantías legales para hacer una reforma?

Una empresa que cumpla con las garantías necesarias dispondrá de los documentos que lo acrediten. Como estos documentos no están disponibles para el público, si de verdad quieres asegurarte de que la empresa cumple con estos requisitos tendrás que pedirlos, aunque de ellos dependerá que quieran mostrártelos o no.

  • Seguro de responsabilidad civil que cubra un mínimo de 300.000 euros.
  • Certificado de prevención de accidentes laborales.
  • Certificado de estar al corriente con Hacienda y la Seguridad Social.
  • Documentos TC1 TC2 (altas en la SS) de los trabajadores que realicen la reforma.
  • Póliza de seguro de accidentes, lesiones y fallecimiento por cada uno de los trabajadores.
  • La empresa constructora debe ser una Empresa Acreditada del sector de la construcción (REA), que acredita que cumplen los requisitos de capacidad y de calidad de la prevención de riesgos laborales.

Recuerda que lo ideal es que la empresa entregue los documentos por escrito. Esta es una de las señales que te ayudarán a saber si la empresa es o no de fiar.

Protégete con garantías legales durante la reforma de tu hogar

Hombre poniendo una reclamación por obra mal realizada

En conclusión, ante cualquier imprevisto en la reforma de tu hogar lo mejor es conocer y protegerse con las garantías legales que existen y con las que puedas negociar en el contrato con la empresa.

Eso sí, a la hora de reclamar asegúrate de cumplir con los plazos establecidos por la ley, reunir la documentación pertinente (factura, presupuesto y contrato, si hay) y prepararte para comenzar el proceso judicial.