Disponer de un jardín en la vivienda es un pequeño lujo al que cada vez estamos más acostumbrados. No importan las dimensiones de la parcela, siempre acaba siendo necesario algún trabajo externo para poner a punto el proyecto: extender tepe para disponer de una bonita pradera de césped, instalar riego automático, construir una barbacoa de obra o un estanque, crear una zona de porche techada, podar o talar un árbol...

Los trabajos en el jardín son tan diversos como ideas pueden tener las personas para disfrutar a su manera de ese espacio al aire libre. Por eso puede ser necesaria la intervención de un jardinero, pero también de un albañil para construir un muro perimetral o instalar canaletas para drenar zonas de encharcamiento.

Los trabajos en el jardín no tienen costes elevados, y hay un buen número de ellos que cuestan entre 300 € y 500 €, aunque pedir un presupuesto es la forma de salir de dudas.