Disponer de una piscina revaloriza la vivienda y aporta diversión para toda la familia. Mientras que las piscinas exteriores son populares en un país tan soleado como el nuestro, la demanda de piscinas cubiertas también se ha disparado por la calidad de vida que aportan tanto en viviendas unifamiliares como en bloques de vecinos.

Son muchos los tamaños y tipos de piscinas entre los que se puede elegir. En cuanto a los materiales, la primera decisión que se tiene que tomar es si será una piscina de obra o prefabricada, ya que precisan diferentes trabajos y presupuestos. Luego hay que sumar los añadidos, como la iluminación, climatización y/o cerramientos, tarima, etc. Hacer una piscina implica también encargar un proyecto técnico, tramitar la licencia, realizar trabajos de excavación, hormigonado, asilamiento, decidir entre acabados en gresite o pintura y mucho más.

Desde 11.000 € a 50.000 €, hay un enorme rango de precios para disponer de la piscina adecuada a tus necesidades y presupuesto.