Los suelos de exterior permiten acceder a las viviendas unifamiliares de forma cómoda y disfrutar de los espacios al aire libre tanto en estas como en cualquier tipo de vivienda con terraza. De ahí la importancia de contar con el suelo que mejor se adapte a los gustos y necesidades de cada usuario. Quizá no importe tanto la facilidad de mantenimiento como la nobleza del material, como es el caso de la madera. O, por el contrario, que se prime la resistencia, y se opte por un suelo cerámico. Entre ambos extremos existe un enorme abanico de opciones para adecuarse a cada proyecto.

Los trabajos de albañilería serán imprescindibles para afrontar el proyecto, aunque también pueden serlo los de carpintería para suelos de madera.

Sea cual sea el suelo, se ha de contar con un precio medio de entre 25 € y 65 € el m2 de material instalado, salvo para la tarima flotante, que se dispara a 105 €.