Precio de instalar agua caliente sanitaria

El precio medio de instalar un sistema de agua caliente sanitaria es de 2.250 €.

En esta guía

Cuándo renovar un sistema de calefacción
Mantenimiento
Partes de la instalación
Materiales
Termos, calentadores y calderas
¿Qué más hay que tener en cuenta?

¿Cuánto cuesta instalar un sistema agua caliente sanitaria?

ACS son las siglas de Agua Caliente Sanitaria. La instalación que lleva el agua caliente a las tomas correspondientes, grifos y electrodomésticos, pasa necesariamente por un elemento que sirve para calentar el agua, y que en ocasiones también calienta el agua de las tuberías de la calefacción.

Las instalaciones de ACS las colocan, renuevan y arreglan los fontaneros. Para intervenir en instalaciones de calefacción a gas debe hacerlo un fontanero calefactor.

Renovar la instalación de calefacción de un piso con 15 metros de tuberías de cobre o multicapa (instalación por suelo), caldera normal estanca de condensación y 10 elementos distribuidos entre varios radiadores con llaves termostáticas incluidas, cuesta alrededor de 1.500 €.

Cuándo renovar un sistema de calefacción

  • Si a pesar de tener una casa perfectamente aislada, gastamos mucho dinero al año en calefacción durante los meses fríos.
  • Si la instalación tiene muchos años, es de plomo, tiene fugas o las tuberías y los radiadores están oxidados.
  • Cuando las estancias tardan mucho en calentarse y poco tiempo en enfriarse después de apagar la calefacción.
  • Si vamos a instalar un sistema de aire acondicionado, convendría contemplar la posibilidad de instalar una bomba de calor para calefacción y A/A; en viviendas adosadas o unifamiliares es conveniente plantearse un sistema VRV de 3 tubos.

Mantenimiento

Los sistemas de ACS y calefacción por gas no deben ser intervenidos por ninguna persona que no sea un profesional debidamente cualificado. Dicho esto, hay algunas cosas que podemos hacer para prolongar la vida de nuestra instalación y mantenerla en buen estado.

  • La caldera se puede limpiar de polvo y grasa, antes hay que cortar la corriente eléctrica y la llave del gas. Después procederemos a limpiar la carcasa, el ventilador, los electrodos y los conductos de humos.
  • Si las rejillas de ventilación están obstruidas, deben limpiarse o cambiarse.
  • El sistema de calefacción por agua debe purgarse cada año para eliminar el aire de las tuberías y lograr que no haga ruidos y funcione mejor. Para ello, colocaremos un cubo bajo la válvula de purga (manual o automática) de cada radiador y la abriremos muy ligeramente, sacando el aire hasta que comience a salir agua.
  • Hay que someter a las calderas de gas a una revisión anual, ya que el gas natural es peligroso porque no desprende ningún olor. Por esta razón es muy importante no tapar las rejillas de ventilación.
  • Merece la pena contratar el servicio de mantenimiento de las empresas de las calderas; en este servicio entran los arreglos y el material, así como la revisión y limpieza anual de la caldera. Hay contratos de mantenimiento desde unos 50-60 € al año.

Partes de la instalación

Las tuberías que llevan el agua caliente a los grifos discurren en paralelo de las del agua fría como parte de la red de fontanería.

El aparato encargado de calentar el agua puede ser un termo eléctrico, un calentador a gas o una caldera mixta para calefacción y ACS. Hay sistemas de calefacción y ACS por energía solar, en los cuales el calor del sol se genera en un sistema de placas solares, para luego pasar a calentar el agua.

Los sistemas de calefacción y ACS a gas pueden ser por gas natural, propano o butano.

La instalación de calefacción por tuberías de agua caliente termina en los radiadores, encargados de difundir el calor por las estancias, o bien en el sistema de suelo/paredes/techos radiantes.

Materiales

  • Plomo: al igual que en las instalaciones de fontanería, antiguamente las tuberías de calefacción eran de plomo. Hoy día este material está siendo sustituido por cobre o materiales plásticos, que no son tóxicos y son mucho más resistentes.
  • Hierro galvanizado: son instalaciones antiguas muy resistentes; si están en buen estado no hay por qué cambiarlas, sobre todo los radiadores de hierro, que aportan más calor y resistencia que los modernos de aluminio. Su mayor desventaja es que puede oxidarse con el tiempo.
  • Cobre: el material más empleado hasta la actualidad; hoy día comienza a ser sustituido por los plásticos. Puede acumular cal e incrustaciones. Por otra parte, es fácil de encontrar y muy maleable.
  • Polietileno (PEX): El PEX (reticulado) sobre todo es el que más se está instalando hoy día. Es barato y cómodo de instalar, y el más empleado en suelos radiantes.
  • Polibutileno: Otro plástico que está entrando con fuerza en el mercado de la calefacción. No aguanta bien la exposición solar, pero por otra parte es muy manejable y se comporta bien a altas temperaturas (80º C).
  • Multicapa (PEX-Aluminio-PEX): el mejor material para calefacción por agua y suelos radiantes. Es algo más caro, pero compensa por la rapidez de su instalación y por su resistencia al paso del tiempo. No requiere mano de obra especializada.

Termos, calentadores y calderas

En el mercado existen distintos tipos de calentadores, termos y calderas. La elección de un tipo u otro, dependerá en gran medida de la vivienda y la función que vaya a tener en ella.

Todos los precios que aparecen a continuación, no incluyen la mano de obra, siendo el precio habitual desde 50 € por hora.

TipoVentajasInconvenientes

Termo eléctrico

(150 €)

Fácil de instalar

Económico

Algunos termos tienen un pequeño depósito 

Gasto eléctrico muy alto

No sirve para calefacción, solo para ACS

Tiene una capacidad de calentamiento a determinados litros de agua

Calentador de agua a gas

(150 €)

Más habitual

Muy económicos y seguros

Funcionan con cualquier tipo de gas

Solo sirven para ACS y no para calefacción

No tiene depósito de reserva

A veces les cuesta calentar el agua, sobre todo si tiene que llegar a otros pisos

Caldera

(900-1.300 €)

Ahorran gastos

Aportan agua caliente a diferentes pisos

Fáciles de mantener

Muy resistentes

Las calderas normales solo sirven para calefacción

Las calderas mixtas sirven para ACS y calefacción

Las mixtas a gas natural nunca dejan sin agua caliente a las tomas de agua

Se adaptan a los distintos combustibles

Es necesario abrir rejillas de ventilación en las paredes

Es necesario abrir un hueco para el tiro o chimenea

No se puede repartir el agua caliente por distintos grifos


¿Qué más hay que tener en cuenta?

  • Comunidades de vecinos. Para renovar o ampliar la instalación de calefacción y/o ACS de una vivienda es necesario contar con la aprobación de la comunidad de vecinos.
  • Licencias. A veces hace falta una Licencia por Actuación Comunicada, que se solicita al Ayuntamiento. Para conseguirla, hay que llevar la documentación del inmueble, fotos de interior y exterior, y el presupuesto estimado. Tras esperar quince días, si no hay noticias del Ayuntamiento denegando la obra o requiriendo más información, se puede comenzar.​
¿Te ha parecido útil esta guía?
  

El coste de instalar un sistema agua caliente sanitaria varía en función de la ciudad. Para obtener presupuestos gratis más específicos, indícanos tu código postal.

Última actualización: