Precio de amueblar una cocina

El precio medio de amueblar una cocina es de 5.800 €.

En esta guía

Antes de amueblar una cocina
Tipos de cocina
Materiales
Electrodomésticos, griferías y fregaderos
Precio
Extras
¿Qué más hay que tener en cuenta?

¿Cuánto cuesta amueblar una cocina?

Amueblar la cocina de forma inteligente, adaptándonos a nuestras necesidades, espacio y presupuesto, es muy importante para disfrutar de un espacio funcional, duradero y atractivo. A la hora de amueblar la cocina es fundamental tener presentes aspectos como el diseño y distribución de los muebles y electrodomésticos, el espacio de trabajo, la zona de circulación y los materiales/diseños escogidos para muebles, encimeras y accesorios (fregadero, tiradores, griferías, etc.).

El precio medio de amueblar una cocina lineal de 3,5 m con muebles lacados con laca acrílica, encimera de cuarzo compacto, electrodomésticos, fregadero de acero inoxidable y grifería de caño extraíble es de 5.800 €.

Antes de amueblar una cocina

Si vamos a amueblar la cocina, antes de acudir a las tiendas o los profesionales en busca de nuevos muebles es aconsejable realizar un proyecto que nos garantice el mejor resultado. En este sentido y teniendo en cuenta que se trata de una inversión importante, conviene contratar los servicios de un decorador de interiores que sacará todo el partido a nuestro espacio y tendrá en cuenta aspectos como la calidad de los muebles, la comodidad a la hora de trabajar, la ventilación del espacio y la iluminación natural y artificial.

Independientemente de si contratamos a un profesional o lo hacemos nosotros mismos, los aspectos que debemos tener en cuenta antes de amueblar la cocina son:

  • Tamaño y distribución. Dependiendo del tamaño de la cocina y de la forma del espacio, conviene elegir determinados muebles y colocarlos de una manera u otra. Así contaremos con más espacio para circular y podremos sacar partido al triángulo de trabajo (almacenaje/trabajo/limpieza).
  • Electrodomésticos. Los aparatos deben estar colocados cerca de las tomas eléctricas, de agua y desagües si procede. Hay que tener siempre en cuenta la normativa que regula las distancias de seguridad incluidas en el Reglamento Electrotécnico para Baja Tensión (REBT). Es muy recomendable invertir en electrodomésticos eficientes que reducen de forma significativa el consumo, ahorrando energía y dinero a lo largo del año.
  • Almacenaje. La cocina es un lugar que requiere mucho espacio de almacenaje para los utensilios y los alimentos. Además de un frigorífico con capacidad adecuada a nuestras necesidades, también es necesario contar con armarios cerrados altos y bajos, gavetas para ollas y sartenes, cajones compartimentados para cubiertos y utensilios, armarios de vitrina para cristalería, estanterías abiertas para recipientes, objetos decorativos y plantas, raíles de pared para colgar utensilios y elementos giratorios o abatibles para aprovechar al máximo el interior de los muebles.
  • Materiales. Los materiales de los muebles y encimeras de la cocina deben ser resistentes, duraderos e higiénicos. No es aconsejable elegir siempre los más económicos, ya que duran menos y hay que cambiarlos en pocos años. Hoy existen materiales de calidad muy asequibles que ofrecen garantías de 15 años o incluso más, en acabados de tendencia y con superficies higiénicas al cien por cien.

Tipos de cocina

Según su forma y diseño, las cocinas pueden ser de distintos tipos de más pequeña a más grande:

  • Integradas o americanas. También se conocen como “abiertas al salón”, ya que están unidas a este espacio. En España suelen verse en viviendas pequeñas, pero cada vez se apuesta más por esta tendencia en espacios grandes. Si los muebles ocupan solo una pared, conviene escoger armarios bajos y de pared e incluir una isla de cocina con armarios y una barra para desayunos o comidas informales. Las islas grandes pueden incluir elementos como el fregadero o la placa de cocina, despejando el resto de la encimera para trabajar. En islas con placa de cocción hay colocar una campana extractora suspendida, integrada en el techo o de encimera.
  • De pasillo. Consisten en una habitación alargada con paredes paralelas. Los muebles se distribuyen a ambos lados, dejando un pasillo central para trabajar y circular. En estas cocinas, si hay espacio recomienda dejar una zona libre de muebles en la pared de la izquierda, junto a la entrada, para colocar una pequeña barra de desayunos con taburetes. Lo normal es ubicar el fregadero junto a la ventana para aprovechar la luz, y colocar la placa de cocción y el frigorífico en la pared de enfrente. Son cocinas para trabajar que no suelen funcionar como espacios de reunión.
  • En L o de esquina. Son cocinas en ángulo, en las cuales los muebles se distribuyen en una de las esquinas del espacio. Son cocinas cómodas y amplias que dejan sitio para transitar. En uno de los lados de la L ubicaremos el fregadero (mejor bajo una ventana) y los electrodomésticos de lavado, y en el otro la placa de cocción y el frigorífico. En ellas hay espacio para un pequeño comedor o una isla, convirtiéndose en espacios de reunión. Pueden estar integradas en el salón/comedor.
  • En C. En estas cocinas, los muebles ocupan tres de las cuatro paredes del espacio. Normalmente son las paredes laterales y frontal. Una buena solución es colocar en el frontal armarios para el almacenaje, dejando los laterales para el fregadero/electrodomésticos de lavado y para la placa de cocción/frigorífico. Estas cocinas se pueden integrar con el salón, separándolas con una isla o península de cocina. Solo se pueden colocar en espacios y viviendas amplios.

Materiales

A la hora de amueblar la cocina, uno de los aspectos más importantes a tener en cuenta son los materiales de los armarios y la encimera. Hay distintos tipos y opciones para cada necesidad.

Muebles

Los muebles de cocina se dividen en armarios y cajoneras o gaveteros. Pueden ser de pared o altos, colgados sobre la encimera, y de suelo. Los precios indicados en la tabla a continuación corresponden a los muebles de una cocina de gama básica con 3,5 m de muebles altos y 3,5 m de muebles bajos, incluyendo herrajes, tiradores y montaje.

Los materiales más empleados en muebles de cocina son:

MaterialCaracterísticasPrecio
Laminados

Tableros de aglomerado o DM revestidos de láminas de papel celulósico plastificado

Pueden llevar revestimiento de melamina, laminado o estratificado (polilaminado)

A mayor grosor del revestimiento mejor calidad

Conviene escoger siempre laminados HPL (de alta presión)

Los más económicos

Resistentes

Gran variedad de acabados y diseños

Con los años y la humedad los cantos se pueden despegar

No aguantan el calor intenso

De melamina 1.036 €

Laminados 1.190 €

Estratificados 1.225€

Chapados en madera

Tableros de aglomerado o DM recubiertos de chapa de madera natural

Pueden ser de madera precompuesta (chapas de listones de madera encolados)

Mucha variedad de especies

Barnizados con acabados resistentes al agua

Económicos y estéticos

Los más delicados: pueden rayarse, despegarse o decolorarse

Madera precompuesta 1.117 €

Madera natural 1.833€

Lacados

Tableros de DM recubiertos de una capa de laca

La laca se seca con luz ultravioleta

En acabados alto brillo y mate

A mayor cantidad de capas de laca, mejor calidad

Pueden llevar laca acrílica (más económicas) o de poliuretano (más resistente)

Buena resistencia al agua

Gama de colores muy amplia y personalizable

Se pueden volver a lacar

Baja resistencia a los arañazos y el calor

Los de calidad baja pueden amarillear con el tiempo

Precio medio

Laca acrílica 2.970 €

Laca de poliuretano 3.633 €

Madera maciza

Madera de distintas especies con tratamiento antihumedad

Muy atractivos

Resistentes

Aguantan bien el calor

Pueden decolorarse con el calor y la humedad

Los menos económicos

4.000 €


Encimeras

Para escoger una encimera de cocina, tendremos en cuenta sobre todo su resistencia y su estética. Los precios indicados son para 3,5 m de encimera instalada, con remates, copetes, embellecedores y hueco para el fregadero. Las encimeras se fabrican en materiales de todo tipo, siendo las más usuales los siguientes:

  • Estratificadas. Son tableros de aglomerado hidrófugo (repele el agua) revestidos de PVC o melamina. Hay muchos colores y acabados para escoger, así como cantos, copetes, etc. Son económicas y resistentes, pero no aguantan el calor directo como el de sartenes y ollas calientes. Su precio parte de unos 273 €.
  • Piedra natural. De granito o mármol, son piezas únicas con fuerte personalidad. Las deben instalar profesionales cualificados. Muy resistentes al agua y al calor, pueden sufrir con los golpes y los ácidos como el del limón, vinagre, etc. Si se estropean o manchan se pueden volver a pulir. Su precio parte de los 576 €.
  • Cuarzo compacto. Este material es una mezcla de resinas con polvo de cuarzo. Contemporáneo, resistente y atractivo, admite fregaderos integrados y curvas. Las deben instalar profesionales cualificados. Aguantan bien el agua, los arañazos y el calor. Su precio parte de unos 460 €.
  • Gres porcelánico. Las encimeras más resistentes. Están formadas por piezas cerámicas de gres porcelánico de gran tamaño. Pueden imitar todo tipo de piedras naturales, siendo mucho más resistentes que estas a los golpes, el calor y los arañazos. El precio de estas encimeras parte de unos 519 €.

Electrodomésticos, griferías y fregaderos

Los electrodomésticos de una cocina son el tercer elemento fundamental en estos espacios, junto con los muebles y la encimera. Se pueden adquirir junto con los muebles o comprarse aparte. Cuando los elijamos, es fundamental vigilar su consumo y su calificación energética para evitar que el gasto mensual en electricidad se dispare.

Los electrodomésticos básicos de una cocina son:

  • Lavadora. Las lavadoras pueden ser frontales, que son las más habituales, y de carga superior. Se pueden elegir con distintos tipos de carga para lavar más o menos ropa. Algunas incorporan secadora. Su precio medio ronda los 350-400 €.
  • Campana extractora. Si en nuestra cocina hay salida de humos y gases, podemos instalar una campana de succión; en caso contrario, hay que elegir un modelo con filtros de carbono. Las primeras son las más eficaces. En cuanto a diseño, las opciones son muchas: encastrables (las convencionales), telescópicas, de pared, integradas en el techo, de encimera y de tipo downdraft, que se esconden en la encimera y suben cuando vamos a cocinar. El precio de una campana de buena calidad parte de unos 100-150 €.
  • Lavavajillas. Se instalan junto a las tomas de agua y desagüe del fregadero y necesitan también toma de corriente. Los hay de distintos tamaños y también hay modelos panelables, que se revisten como los muebles de la cocina para disimularlos. Su precio parte de unos 300 €.
  • Horno. Los más habituales son los eléctricos, que se dividen entre los estándar, que son los de convección, y los multifunción, que tienen grill y ventilador de aire. Es recomendable que tengan sistema de autolimpieza pirolítica o catalítica. Instalar un horno de buena calidad con estas características sale por unos 300 € en adelante.
  • Placa de cocción. Actualmente hay muchos tipos de placas de cocción: vitrocerámicas, de inducción, de gas o combinando varias de estas funciones en una sola placa. Son limpias y resistentes. El precio medio ronda los 300 €, pero si elegimos una placa que combine inducción y vitrocerámica sube hasta unos 650 € o más.
  • Frigorífico. Pueden ser convencionales y de tipo combi, con dos motores distintos para el frigorífico y el congelador. También pueden llevar una o dos puertas, o dos puertas laterales para modelos grandes de alta gama, también conocidos como frigoríficos americanos. A la hora de comprar, hay que asegurarse de que tienen tecnología No Frost: estos sistemas impiden la acumulación de hielo en el interior de la nevera. Actualmente, prácticamente todos los frigoríficos la incluyen. Los convencionales tienen un precio desde unos 300 €, mientras que los combi parten de 500 €.
  • Microondas. Los hornos microondas calientan los alimentos desde el interior. Su capacidad está entre 19 y 24 litros, y su potencia, entre 800W y 1000W para hornos con grill. Algunos incluyen función de horno convencional de convección. Los precios están entre los 40 € de los básicos sobre encimera, sin instalación, y los 300 € de los multifunción instalados.

En cuanto al fregadero o pila, es interesante elegir modelos de doble seno y profundidad suficiente. Los de acero inoxidable dan buenas prestaciones: son resistentes, no pasan de moda, combinan bien con todos los estilos y se limpian con facilidad. También los hay de cerámica, cuarzo compacto y acrílicos. Instalados, con 1 seno y escurridor, estos fregaderos tienen precios desde 222 €, 333 €, 287 € y 261 € respectivamente.

Indispensable para cualquier fregadero, la grifería de la cocina debe incluir un grifo de caño alto móvil. Las griferías con caño extraíble desde 70 € permiten llenar cubos y limpiar rincones con comodidad.

Precio

El precio de amueblar una cocina incluye la instalación de los muebles como armarios altos y bajos, las encimeras, el fregadero y los electrodomésticos.

  • El precio de amueblar una cocina lineal de 3,5 m al completo, con muebles laminados estratificados altos y bajos, encimera estratificada y electrodomésticos de calidad media es de 3.600 €.
  • Si elegimos muebles chapados en madera, el precio sube a unos 4.100 €. Con muebles lacados en laca acrílica el coste total rondará los 5.200 €. Si son de madera maciza, el total puede ascender a unos 6.300 €.
  • Si cambiamos la encimera estratificada por una de cuarzo compacto, el precio subirá unos 200 €; de piedra natural unos 250 € y de gres porcelánico unos 300 €.
  • A este presupuesto hay que añadirle unos 250 € por un fregadero de 1 seno y escurridor en acero inoxidable y unos 70 € por la grifería de caño extraíble.

En la reforma de una cocina intervienen distintos profesionales. A la hora de equipar el espacio, los encargados de realizar el trabajo son los montadores de muebles y encimeras, los carpinteros, los electricistas y los fontaneros. Si la encimera es de piedra natural o cuarzo compacto, tendrá que instalarla un marmolista.

Extras

Paneles divisorios

Si la cocina es abierta al salón o el comedor y tenemos espacio, existe la posibilidad de colocar unos paneles divisorios que separen ambas zonas sin cerrarlas. Estos paneles pueden ser correderos o plegables, anclados a un sistema de guías a suelo y techo que permiten abrirlos y cerrarlos. En cuanto a los materiales, podemos elegirlos de madera, vidrio, celosía, chapa de metal, etc.

Cerrar una cocina con unos paneles correderos o plegables de 3 x 2 m tiene un precio a partir de unos 750 €, dependiendo del material y del sistema de guías escogido.

Mobiliario a medida

Si queremos amueblar la cocina con muebles a medida, personalizados y adaptados al espacio, el precio aumentará bastante. El coste de la mano de obra de un carpintero o equipo de carpinteros especializado ronda los 20-25 € por hora más impuestos y desplazamientos. Aparte, hay que sumar el diseño, los materiales y la instalación. Amueblar una cocina de 3,5 m lineales con muebles a medida de madera maciza puede alcanzar los 10.000 € o incluso más.

Iluminación

A la iluminación general de la cocina se le pueden añadir puntos de luz en los muebles. Normalmente consisten en focos LED encastrados bajo los muebles de pared, que permiten disfrutar de más luz sobre la encimera a la hora de trabajar. Un kit de 3 focos LED de 1,5W para encastrar en armario de pared sale por unos 125 €, instalados y conectados a la red eléctrica.

Modificar la instalación eléctrica y/o fontanería

A la hora de volver a amueblar una cocina, muchas veces merece la pena modificar o renovar las instalaciones eléctricas o de fontanería. Esto es necesario cuando se encuentran viejas o deterioradas, y cuando hay que ampliarlas o cambiarlas para crear un espacio más práctico, moderno y funcional. El precio de modificar la instalación de fontanería de la cocina incluye cambiar puntos de agua y desagües por 60 € por cada uno. En la instalación eléctrica se incluyen cambiar o instalar nuevos enchufes de fuerza desde 75 €, enchufes estándar desde 45 €, focos LED desde 29 € e interruptores desde cerca de 40 €.

¿Qué más hay que tener en cuenta?

  • Permisos. Para amueblar una cocina no es necesario pedir permiso al Ayuntamiento o a la comunidad de vecinos. Si vamos a retirar los viejos muebles, la empresa encargada puede necesitar alquilar un contenedor para residuos, por lo que tendrá que pedir un permiso al Ayuntamiento para colocarlo en la vía urbana. También conviene avisar a la comunidad de vecinos sobre la ejecución de los trabajos, para que tengan en cuenta posibles molestias como los ruidos o el uso del ascensor.
  • Reformas. Si vamos a reformar la cocina (suelos, paredes y/o instalaciones), es un buen momento para amueblarla de nuevo aprovechando la obra. Así reduciremos el tiempo de trabajo. Si encargamos todo a la misma empresa, probablemente el precio total resulte mucho más rentable.
  • Presupuestos. Como en cualquier trabajo de reforma en el hogar, siempre conviene pedir más de un presupuesto (tres como mínimo) para comparar costes en las distintas partidas.
  • Consejos para ahorrar al amueblar la cocina. Podemos reducir costes si adaptamos el nuevo diseño y distribución del mobiliario a la ubicación actual de las tomas de agua, desagües y electricidad. Así no será necesario modificarlas, pudiendo eliminar ese gasto y el del nuevo alicatado. A veces, las tiendas ponen a la venta materiales a precios reducidos que merece la pena considerar: y las rebajas, los días sin IVA y otras promociones también pueden suponer un ahorro importante. Por último, es recomendable adquirir solo los electrodomésticos que necesitemos, eligiendo modelos adaptados a nuestras necesidades: frigoríficos del tamaño adecuado, lavadoras con la carga justa, etc.
¿Te ha parecido útil esta guía?
  
Última actualización:   
Metodología y recursos