Precio de construir un estanque

Un estanque de obra tiene un coste total de 670 € - 815 € aproximadamente.

En esta guía

Antes de construir un estanque
Tipos
Construcción del estanque
Precios
Sistemas de filtración y limpieza
Bombas para estanques
Otros accesorios
Plantas y peces
Normativa

¿Cuánto cuesta construir un estanque?

Los estanques en el jardín cumplen una función decorativa y relajante. Pueden ser de obra o prefabricados, artificiales o naturales. Un estanque lo puede instalar el mismo propietario, comprando lo materiales en un centro de bricolaje, jardinería o comercio especializado, o contratar a una empresa de jardinería y/o paisajismo para que lo construya.

El precio medio de un estanque de obra de 2 x 1 m y 50 cm de profundidad (5 m2 de superficie en total) con excavación, vaso de hormigón gunitado y filtro con bomba es de unos 530 €.

Antes de construir un estanque

La planificación es muy importante para evitar problemas de espacio o de mantenimiento en un futuro. Los aspectos a considerar son:

  • Las dimensiones: un jardín pequeño puede quedarse sin apenas espacio útil si incluimos en él un estanque o lámina de agua, en estos casos puede ser preferible colocar una fuente. Para hacernos una idea podemos colocar una manguera que forme el perímetro del estanque y así comprobar el tamaño real dentro de la superficie del terreno. En cuanto a la profundidad, el estanque deberá tener un mínimo de 80 cm de fondo.
  • Los árboles y el viento: las hojas secas no sólo son antiestéticas en el agua, sino que además se terminan acumulando en el fondo y causando un sedimento negruzco que afea los estanques y puede resultar insalubre. Por eso es preferible colocar el estanque lejos de los árboles de hoja caduca, y controlar la dirección habitual del viento para que no arrastre las hojas hacia el agua. Los sauces y algunos otros árboles tienden a buscar agua con las raíces y acaban rompiendo las cubetas para absorber el agua, por lo que es mejor no colocar estanques ni piscinas cerca de ellos.
  • El sol: la acción del sol es beneficiosa para las especies de plantas acuáticas, y animales si los queremos, pero por otra parte puede generar la aparición de algas unicelulares que no nos interesan. Lo mejor es buscar un lugar entre el sol y la sombra, protegido por plantas tipo helecho o por rocas, que podemos colocar nosotros.

Tipos

La tipología de los estanques suele ir determinada sobre todo por los materiales y técnicas de construcción:

  • De tierra compactada: se trata simplemente de vaciar un hueco, apisonar el terreno y llenarlo de agua. Estos estanques no son muy comunes en los jardines, a menos que formen parte de pozos o manantiales naturales. A veces se colocan piedras grandes en el fondo para ayudar a que la tierra se compacte.
  • Estanques prefabricados: los más habituales, son similares a las piscinas. Se trata de cubetas de fibra de vidrio de distintas formas y tamaños, que se colocan en un hueco vaciado en la tierra sobre un lecho de arena de río. Su capacidad varía entre los 500 y los 60.000 litros.
  • Estanques de lona impermeable: en este caso, el hueco vaciado en la tierra va cubierto por una lona especial que evita que el agua se filtre. Esta opción es perfecta para diseños personalizados y estanques de tipo natural y rústico. Lo mejor es comprar lonas de la máxima calidad y con un mínimo de 0,8 mm de espesor, resistentes a la acción de los rayos UVA y a las heladas. Para colocarlas hay que vaciar el terreno, verter la arena, poner la lona y fijarla alrededor con piedras pesadas; después se llenan de agua para que se asienten bien y se terminan de fijar por el perímetro. Además de piedras y rocas se puede verter tierra, compactarla y sembrarla con césped.
  • Estanques de obra: son los más resistentes y duraderos, pero también los más complicados de hacer y los que cuestan más dinero. El fondo del estanque se recubre con cemento y se pinta. Alrededor se suele realizar un murete de piedras, ladrillos, etc.
  • Estanques naturales: en realidad, es una opción para estanques prefabricados y de lona. Se trata de estanques cuyo exterior está ocupado por la llamada zona palustre, que es una especie de área pantanosa con una lámina de agua donde crecen especies semi-acuáticas (jacintos de agua, juncos, papiros,...). Alrededor de esta zona se ubica la llamada zona húmeda, donde se plantan especies húmedas como cañas o bambú.

Construcción del estanque

Tras haber vaciado el hueco a mano o con una pequeña pala excavadora, sólo en el caso de que el estanque sea grande, ya que sale bastante caro y vigilando que el fondo y las paredes no hagan ángulos rectos sino una suave pendiente, se vierte un lecho de arena de río de 1 cm de grosor y se compacta. Después se vierten otros 4 cm de arena, esta vez sin compactar. En el hueco no debe haber piedras ni raíces de ningún tipo.

Después se coloca una de las tres opciones, la cubeta, la lona o se aplica el cemento. En el caso de la cubeta y de la lona, hay que llenarlas de agua y dejarlas durante cuatro días para que se asienten antes de fijarlas de forma definitiva. Los estanques de obra se hacen con cemento especial y varillas o mallazo de refuerzo.

Para terminar el estanque podemos colocar alrededor tepes de césped natural y piedras, madera, distintas plantas, cerámica, etc. que servirán de ornamentación y en el caso de las lonas para fijarlas de forma definitiva.

Precios

Construir un estanque de obra de 2,5 x 1,5 m y 60 cm de profundidad (6m2 aprox. de superficie total) con vaso de hormigón gunitado, incluyendo excavación, materiales (hormigón y malla) y mano de obra (oficial y ayudante de construcción) tiene un precio estimado de unos 300 €.

Un estanque prefabricado con filtro integrado de 300 l de capacidad sale por unos 230 € de ahí en adelante, dependiendo de las dimensiones y los accesorios.

La lona para estanques de 0,5 mm de espesor sale por unos 7 €/m2. De 1 mm, por unos 9,5 €/m2. Una lona de 0,5 m con capa de grava fina (piedra natural) de 0,4 x 25 m cuesta alrededor de 584 €.

Los filtros internos con volumen de 2.800 cm3, para estanques de obra o de lona de hasta 4 m3 con bomba, se pueden adquirir a partir de los 230 €.

Un kit completo para estanque con lona de 4 x 5 m y 0,5 mm de espesor y filtro/bomba surtidor sale por unos 370 €.

Un estanque prefabricado de 240 x 142 x 60 cm, con vaso, bomba, masa filtrante y accesorios cuesta alrededor de 550 €.

Sistemas de filtración y limpieza

  • Sistema natural (biológico): está presente en todos los estanques. Lo conforman colonias de bacterias que se forman aproximadamente al décimo día de realizarse el estanque, y que consumen los desechos y los eliminan. Además, las plantas acuáticas también filtran de manera eficaz los desechos (elementos nitrogenados); cuantas más plantas haya más eficaz será el filtrado, pero sin atestar el estanque, porque robaría mucho oxígeno. Estos dos sistemas no son suficientes para mantener una buena limpieza del agua.
  • Filtros: son simples rejillas colocadas en las paredes del estanque, con sistemas de filtrado y desagüe. Pueden ser caseros o comprados; estos últimos suelen llevar una bomba de absorción. Los filtros se conectan por una tubería al desagüe general, aunque también se pueden colocar tubos de riego por goteo para aprovechar el agua.
  • Bottom drain (aspirador de vacío): es una especie de sumidero que se coloca en el fondo de los estanques y que, accionado por la bomba absorbe los desechos que se acumulan en el fondo: hojas, plantas muertas, algas, etc. Así evita que se forme el sedimento, el cual genera algas que consumen el oxígeno y desnutren a las plantas. Este filtro es perfecto para no tener que limpiar el fondo constantemente, y debe ir conectado a la bomba a través de otro filtro en forma de rejilla que evitará que los desechos pasen a ésta. Un bottom drain con salida de 50 mm cuesta aproximadamente 96 € y con salida de 110 mm 109 €.
  • Skimmer: similar al bottom drain, pero de superficie. Se trata de un sistema que actúa incrementando los movimientos del agua y dirigiéndolos hacia sí, para atraer las hojas muertas y las impurezas de la superficie del estanque y absorberlas. Ninguno de los dos sistemas suponen una molestia ni un peligro para los peces. El skimmer no hay que tenerlo conectado constantemente; basta con encenderlo cuando hay que eliminar impurezas u hojas. Pueden ser de dos tipos: autónomos, con red incorporada para retener las hojas que son los más habituales o conectados al filtro de la bomba mediante una tubería. Los skimmers de superficie rondan los 98 € y los flotantes 130 €.

Bombas para estanques

Colocar una bomba en el estanque es fundamental para que el agua se dirija a los filtros. El tamaño y la potencia dependerán de las dimensiones del estanque. Además, en lugar de una sola bomba pueden colocarse dos o tres para distribuir el movimiento del agua.

Para calcular la potencia de la bomba debemos conocer los m3 de agua que contiene el estanque (volumen), multiplicando la longitud por la altura y la profundidad. Con esta información acudiremos al centros de jardinería para que nos aconsejen cuál es el dispositivo adecuado para nuestro estanque. Hay dos tipos de bomba:

  • Bombas internas: se colocan dentro del agua y son la solución habitual para estanques de menos de 9.000 l. Gastan mucha menos energía que las externas, pero por otra parte hay que limpiarlas más a menudo. Las hay de dos tipos:
    • Bombas integradas (kits para estanques): llevan incorporada una fuente tipo surtidor y disponen de filtro en la base. Son perfectas para estanques de hasta 1.500 l, gastan muy poca energía y son pequeñas, con lo que se pueden disimular con facilidad. En estanques de mayor tamaño resultan incómodas de limpiar y no tienen la suficiente potencia.
    • Bombas de agua: disponen de una entrada y una salida de agua, sin filtro. A la entrada se le conecta la toma de agua, que sale impulsada por la salida. Son adecuadas para estanques medianos y grandes por su potencia; perfectas para conectarles sistemas bottom drain. Su gran presión hace que puedan emplearse sin problemas en estanques con cascadas, fuentes, etc. Gastan bastante menos energía que las bombas externas similares; resultan una excelente elección para estanques medianos/grandes.
  • Bombas externas: son todas muy similares y se emplean en estanques medianos y grandes. Cuentan con una entrada y una salida de agua, así como orificios de ventilación. Es aconsejable atornillarlas a una solera de hormigón debido a su intensa vibración mientras están encendidas. Los modelos actuales son silenciosos y pueden estar activados durante casi todo el día; es recomendable escoger bombas con temporizador para poder programarlas. Deben ser bombas específicas para estanques, porque las de piscina no soportan un uso continuo.

Otros accesorios

En los estanques se pueden colocar distintos tipos de fuentes, cascadas, sistemas de iluminación, termostatos para controlar la temperatura, sistemas anti-desbordamiento, recipientes para plantas, accesorios para eliminar el cloro del agua, etc. En los centros de jardinería y bricolaje, y en los viveros podremos encontrar gran variedad de posibilidades.

Plantas y peces

Además de ser muy decorativas, las plantas cumplen una importante función en el estanque: oxigenan el agua y la filtran. No deben cubrir más de la mitad de la superficie del estanque. Existen diferentes tipos, las hay de aguas profundas como los nenúfares, flotantes como el jacinto de agua, oxigenadoras que permanecen en el fondo y no son algas, palustres o de ribera (juncos, papiros...) y de zonas húmedas como el bambú o los juncos. Las plantas oxigenadoras se deben colocar a razón de tres especies, mejor diferentes, por cada metro cuadrado de estanque.Los nenúfares y las plantas palustres deben plantarse en macetas de rejilla especiales, así podremos sacarlas con facilidad para dividirlas o trasplantarlas.

Hay muchas especies de peces que pueden tenerse en los estanques. Muchos de ellos se comen las plantas, por lo que conviene colocar una malla fina especial entre ambos para evitarlo; otra opción es probar con distintas especies de plantas para ver cuáles no son atacadas.

Normativa

  • Para realizar un estanque en un terreno privado no existe en principio una normativa específica. De todas formas, conviene acudir al departamento de urbanismo del ayuntamiento para poner en su conocimiento la obra, por si hiciera falta algún tipo de licencia, en el caso de las calzadas es obligatorio.
  • Si la vivienda pertenece a una comunidad de vecinos es necesario solicitar su consentimiento.
  • También hay que conocer la legislación de la zona acerca del uso del agua en piscinas y estanques.
¿Te ha parecido útil esta guía?
  
Última actualización:   
Metodología y recursos