cost guide icon
 

Precio del corcho proyectado

El precio medio de aplicar corcho proyectado es de unos 700 €.

En esta guía

Ventajas e inconvenientes
Antes de aplicar el corcho proyectado
Tipos de corcho proyectado
Usos
Colores
Proceso
Precio
Corcho proyectado vs. proyectado de poliuretano
¿Qué más hay que tener en cuenta?

¿Cuánto cuesta aplicar corcho proyectado?

El corcho proyectado es un revestimiento aislante, estético y protector que combina una base líquida hecha con celulosa, resinas acrílicas y agua con corcho natural triturado obtenido de la corteza del alcornoque, así como pigmentos acrílicos que le aportan color. El corcho proyectado se emplea para revestir paredes y cubiertas por el interior y el exterior de los edificios. Sirve para aportarles aislamiento acústico y térmico, eliminar humedades, impermeabilizar paredes y cubiertas y erradicar la condensación en el interior de las viviendas.

El precio medio de aplicar corcho proyectado en el interior de una habitación de 20 m2 previo arreglo de las paredes y el techo es de 700 €.

Ventajas e inconvenientes

El corcho proyectado es una excelente elección para proteger y aislar los edificios, siendo aplicado en fachadas, cubiertas y paredes y techos interiores. Algunas de las ventajas de este material son:

  • Es reutilizable, sostenible y ecológico
  • No es tóxico ni lleva disolventes o siliconas
  • Se adapta bien a la legislación actual, que obliga a construir viviendas con medidas que mejoren la eficiencia energética
  • Tiene una buena relación calidad-precio
  • Es transpirable y permite “respirar” a las paredes y las cubiertas
  • Se puede escoger en distintos colores y granulometrías
  • Es elástico y resistente, evitando la aparición de grietas y fisuras
  • Resiste al salitre, lo que lo convierte en una buena opción para zonas costeras
  • Evita la condensación y es resistente al fuego
  • Su aplicación apenas causa molestias en los usuarios de las viviendas
  • No genera residuos y es muy duradero

También hay que tener en cuenta ciertos inconvenientes que presenta la aplicación de este material:

  • La textura de las paredes no queda totalmente lisa, por lo que en paredes interiores puede resultar poco estética.
  • Para obtener un buen aislamiento térmico y acústico, es necesario aplicar entre 2 y 3 kg de corcho por metro cuadrado, lo que incrementará el precio final del trabajo.

Antes de aplicar el corcho proyectado

Lo más importante a la hora de aplicar corcho proyectado sobre una pared o una cubierta es que la superficie esté en buenas condiciones. Si no lo está, habrá que repararla para dejarla lista para su aplicación. La superficie debe estar seca o ligeramente húmeda, sin grasa, cal, polvo o suciedad. Las grietas o fisuras se deben rellenar con masilla y dejarla secar para uniformizar el soporte. Por otra parte, previamente hay que lijar o consolidar la pintura desprendida o agrietada, así como nivelar las imperfecciones y los desniveles.

Una vez la superficie esté lista, se protegerán las superficies colindantes con plásticos y materiales resistentes y se aplicará una imprimación para favorecer el agarre.

Cuando se vaya a aplicar corcho proyectado, es importante tener en cuenta que el tiempo de secado entre capas ronda las 12 horas. Normalmente se dan 2-3 capas, dependiendo del grosor que se necesite para el aislamiento.

Tipos de corcho proyectado

El corcho proyectado se divide en dos tipos, atendiendo a la granulometría o tamaño de las partículas de corcho que lo componen. Este factor no afecta al precio del material. Según esto, puede ser:

  • De grano fino. Su granulometría es menor, entre 0,1 y 0,4 mm. Es más adecuado para paredes verticales de interior o exterior.
  • De grano grueso. Más grueso, entre 0,4 y 0,9 mm, se emplea sobre todo para aislar y proteger cubiertas, azoteas y terrazas.

Usos

El corcho proyectado se utiliza para distintas aplicaciones, todas ellas relacionadas con la protección de los muros y las cubiertas de los edificios, la mejora de sus características y la eficiencia energética de las viviendas. Los usos más habituales de este material son:

  • Aislamiento acústico. El corcho es un aislante acústico natural. En su formato proyectado, esta característica mejora considerablemente al añadirse resinas que aumentan su densidad y adaptarse a todos los rincones.
  • Aislamiento térmico. La capacidad como aislante térmico del corcho es conocida desde hace siglos. En invierno, el corcho proyectado minimiza las pérdidas de calor de las viviendas a través de las paredes y los techos. Por otra parte, durante el verano evita la entrada de calor y la pérdida de refrigeración.
  • Tratamiento de humedades. La presencia de humedades por condensación se reduce de forma considerable si se aplica corcho proyectado en la fachada y/o las paredes interiores de las casas. Por otra parte, las humedades por capilaridad, es decir, agua que asciende desde el subsuelo a través de los capilares de los materiales de construcción, se pueden atajar proyectando corcho sobre la pared. Al ser transpirable, el corcho proyectado no se ve afectado por la humedad de la superficie.
  • Impermeabilización de cubiertas. Tradicionalmente, las cubiertas, azotea y terrazas se han impermeabilizado con tela asfáltica o productos similares derivados del caucho. Estos materiales se deterioran con el paso del tiempo, generando fisuras y grietas y dando lugar a humedades interiores. El corcho proyectado, al ser elástico y transpirable, evita estos problemas durante más tiempo. Además, a su composición se le pueden añadir aditivos para sellar pequeñas fisuras. Su aplicación permite crear extensiones amplias sin juntas, siendo además perfectamente transpirable. Además, a su poder impermeabilizante suma su potencial aislante térmico y acústico, que acondiciona los espacios interiores.
  • Restauración de fachadas. El corcho proyectado se ha convertido en una de las mejores opciones para revestir fachadas, protegerlas y restaurarlas, al tiempo que se acondiciona el interior. Es una excelente alternativa a otras soluciones más costosas, como las fachadas ventiladas o los morteros monocapa. Mediante la aplicación de corcho proyectado en la fachada se pueden rellenar las fisuras y grietas y mejorar el envolvente acústico y térmico. Al ser proyectado, el corcho recubre todo el exterior del edificio sin juntas ni encuentros, lo que aporta una gran estanqueidad. En este sentido, la  elasticidad y capacidad de transpiración de este material evitan su desconchado por humedad, dilatación o contracción y movimientos del edificio.
  • Encapsulamiento de amianto. El uso del amianto, también llamado fibrocemento o uralita, fue intensivo en la construcción española durante los años 50 y 60. Tras demostrarse la peligrosidad de su empleo y prohibirse su uso en los años 90, en todas las reformas donde aparece este material es obligatorio retirarlo y eliminarlo. Para ello, las empresas especializadas en retirar uralita o amianto deben encapsular el material antes de trasladarlo. El corcho proyectado es un producto idóneo para esta labor e incluso cuenta con certificados que lo garantizan. Una vez retirado el amianto, solo habrá que proyectar corcho sobre su superficie para evitar la dispersión de las fibras, altamente tóxicas, y poderlo manipular.
  • Revestimientos interiores. Las paredes y techos interiores de las casas se pueden revestir con corcho proyectado para aumentar su aislamiento térmico y acústico. Para este uso se emplea el corcho proyectado fino, que se presenta en distintos colores para elegir. Una vez proyectado y seco, el corcho no se debe pintar si queremos que mantenga sus cualidades aislantes y antihumedad.
  • Suelos. El corcho proyectado es un material muy interesante para suelos de exterior. Por ejemplo, se puede emplear para bordillos de piscinas y caminos de jardín, donde formará un pavimento confortable, antideslizante, continuo y resistente. También se pueden colocar baldosas cerámicas encima. En interiores, el corcho proyectado forma una capa aislante que después se puede cubrir con pavimento de madera, cerámico, vinílico, laminado, moqueta, etc.

Colores

El uso del corcho proyectado como material decorativo no es muy habitual, si bien cada vez son más los proyectos que lo integran. Para ello se han desarrollado distintos colores que permiten dar determinados acabados a techos, cubiertas y fachadas. En paredes interiores este material no suele ser habitual, ya que su textura granulosa no resulta muy estética para las habitaciones. Sin embargo, sí lo es para cubiertas de teja o chapa, azoteas y fachadas.

Los colores son muy variados. En principio los más habituales eran los tonos tierra, ocres y rojizos, relacionados con materiales de fachadas y cubiertas (tejas, adobe, albero, etc.) Sin embargo, hoy día también se aplica corcho proyectado en tonos azules, amarillos, verdes, anaranjados, grises y negros.

Proceso

La aplicación de corcho proyectado la deben hacer profesionales titulados y con experiencia para poder obtener resultados perfectos y duraderos. La herramienta más empleada es la pistola de pulverización o proyección industrial conectada a un compresor. Antes de proyectar el corcho con la pistola hay que verterlo en cubos y batirlo con una mezcladora, hasta conseguir una textura fluida con la densidad justa para poder aplicarlo con la pistola.

Tras sanear la pared, cubierta, techo o suelo, conviene aplicar una imprimación especial para favorecer el agarre del material. El corcho se aplica por capas y cada capa se deja secar durante unas 12 horas antes de aplicar la siguiente. El objetivo es obtener un revestimiento de unos 3-4 mm de espesor y una densidad de 2-3 kg de corcho por metro cuadrado. A partir de este grosor y densidad es cuando el corcho proyectado mejor demuestra todas sus cualidades aislantes y antihumedad.

Precio

El precio de aplicar corcho proyectado incluye el suministro del material, la preparación del soporte y el proyectado.

  • Aplicar corcho proyectado sobre una pared, suelo o techo interiores, nivelados y en buen estado tiene un precio medio de unos 25 € por metro cuadrado. Si hay que arreglar el soporte, el precio subirá a unos 35 €.
  • Si el corcho se aplica en una fachada o cubierta y es necesario emplear medios especiales para trabajos en altura, el coste puede aumentar hasta los 45 € por metro cuadrado, o incluso más. Cuanto mayor sea la superficie a cubrir con el corcho proyectado, más económico saldrá el trabajo.

Los profesionales que realizan estos trabajos son los aplicadores homologados de corcho proyectado.

Corcho proyectado vs. proyectado de poliuretano

Existen dos tipos de materiales proyectados con cualidades aislantes, capaces de acondicionar edificios para mejorar sus cualidades y su eficiencia energética. Además del corcho proyectado, también existe la posibilidad de aplicar proyectado de poliuretano en paredes, techos y cubiertas. Cada material y opción tiene sus características y usos preferibles. Serían los siguientes:

Corcho proyectadoProyectado de poliuretano

Ecológico e inocuo con el medioambiente

Soporta el sol y la estancia a la intemperie

Más estético

Mejor aislante acústico

Mejor capacidad antihumedad

Menos duradero (entre 10 y 20 años)

Menos económico

20 € el metro cuadrado instalado

Menos sostenible y más agresivo con el medioambiente

No se puede dejar visto porque se degrada con el sol, el agua, etc.

Mejor aislante térmico

Más duradero (hasta 50 años)

Más económico

5,5 €/7 € el metro cuadrado instalado


¿Qué más hay que tener en cuenta?

  • Permisos. Si se desea proyectar corcho en el exterior de un edificio, es necesario contar con un permiso del ayuntamiento y el acuerdo de la junta de vecinos. Para aislar con corcho proyectado el interior de una vivienda no es necesario pedir permiso al ayuntamiento ni a la comunidad de vecinos. Sin embargo, como para cualquier reforma conviene informarse en la concejalía de urbanismo del ayuntamiento antes de acometer el trabajo.
  • Certificaciones. El corcho proyectado puede tener distintas certificaciones que avalen su calidad y su uso. Las más habituales son: Certificado Centro Técnico del Fuego (CTF), Certificado ISO, Certificado Control Marcado CE y Certificado Ignífugo.
  • Garantía. Las empresas instaladoras suelen ofrecer 10 años de garantía en proyectados con un mínimo 10 kg de corcho por metro cuadrado de superficie y 2-3 capas de corcho.
  • Soportes y superficies. El corcho proyectado se puede aplicar sobre la mayoría de los materiales empleados en construcción: hormigón, ladrillo, piedra, metal, tejas, madera, cerámica, asfaltos, etc.
  • Limpieza. Una vez aplicado el corcho, es fundamental limpiar la zona a fondo antes del secado del material. También es aconsejable contratar tras la obra un servicio de limpieza por horas si el corcho se ha proyectado en el interior de la vivienda.
¿Te ha parecido útil esta guía?
  

El coste de aplicar corcho proyectado varía en función de la ciudad. Para obtener presupuestos gratis más específicos, indícanos tu código postal.

picture related to the guide
Última actualización: