cost guide icon
 

Precio de un detector de humos

El precio medio de instalar un detector de humos es de unos 800 €.

En esta guía

Ventajas e inconvenientes
¿Dónde colocar un detector de humos?
Tipos de detectores de humos
Precio
Extras
¿Qué más hay que tener en cuenta?

¿Cuánto cuesta instalar un detector de humos?

Un detector de humos es un dispositivo que detecta el humo en el aire, emitiendo después un sonido que alerta ante un posible incendio. Se instalan en edificios, viviendas, locales comerciales, etc. Es recomendable instalarlos porque aportan tranquilidad y seguridad, siendo además muy asequibles.

El precio medio de instalar un detector de humos óptico por infrarrojos para cubrir un espacio de 50 m2 es de 800 €.

Ventajas e inconvenientes

Las ventajas de instalar un detector de humos en la vivienda son muchas, aunque estos aparatos también pueden presentar algunos inconvenientes. Los más reseñables son:

VentajasInconvenientes

Protección frente a incendios

Protección frente a intoxicación por inhalación de humos

Muy duradero

Los que se conectan a la red nunca se apagan

Algunas baterías duran hasta 10 años

Son fáciles de cambiar

La mayoría llevan indicador luminoso o sonoro para el cambio de batería

Suelen incluir una luz roja intermitente para iluminar la salida

El detector solo identifica humos, no llamas ni calor

Si funcionan con baterías, cuando estas se agotan se quedan inutilizados

Hay que estar pendiente de la batería para cambiarla cuando se agote

Las falsas alarmas pueden ser habituales: el humo de cocción, la humedad, polvo, etc. los pueden activar




¿Dónde colocar un detector de humos?

Un detector de humos no se debe colocar en cualquier lugar de la casa. Los consejos y normas de instalación más importantes son los siguientes:

  • En viviendas de más de una planta, se recomienda instalarlos en espacios de circulación: pasillos, descansillos de escaleras, distribuidores, etc.
  • Se aconseja instalar por lo menos un detector humos por cada planta.
  • La sala de estar, el salón y la entrada son también lugares recomendables.
  • No es aconsejable instalar detectores de humos en la cocina. Si se hace, el detector deberá colocarse a por lo menos 3 m de las fuentes de calor, tales como la placa y el horno.
  • La separación entre detectores depende de los metros cuadrados de superficie de la vivienda. Por ejemplo, en una vivienda de 60 m2 debe haber un mínimo de 6 metros de separación entre dispositivos.
  • No se recomienda instalar detectores cerca de aparatos que generen humo o de aberturas para ventilación. Tampoco es conveniente hacerlo en lugares con temperaturas elevadas o muy bajas, cerca de sistemas de climatización, próximos a ventanas o puertas y en lugares húmedos, como sótanos o garajes.
  • Una vez decidida la estancia donde se instalará el detector de humos, el mejor lugar donde colocarlo es el centro del techo. Si por cualquier razón hubiera que colocarlo en la pared, la distancia máxima del techo será de 25 cm. Siempre hay que ubicarlos en el punto más alto del espacio que sea posible.
  • El detector deberá guardar una distancia mínima de 50 cm con respecto a cualquier otro objeto o elemento.

Tipos de detectores de humos

Según su fuente de energía

Todos los detectores de humos funcionan con electricidad. Dependiendo de dónde proceda la energía, los hay de dos tipos:

  • Batería. Llevan una batería que aporta electricidad al mecanismo. Son los más habituales. Las baterías tienen una duración de hasta 10 años, transcurridos los cuales se deben cambiar. Las mejores son las de litio. Hoy día prácticamente todos los detectores de humos llevan un sistema de aviso luminoso que indica que la batería se está agotando. Estos aparatos tienen precios desde 15 € (sin instalación).
  • Cableados. Estos dispositivos llevan cables sencillos que se conectan a la red eléctrica. La potencia habitual es de 12V. Tienen la ventaja de que nunca se quedan sin batería, por lo que no hay que preocuparse por cambiarlas. En cuanto a desventajas, su instalación es algo más complicada que la de los detectores a batería. Suelen tener un precio desde 20 € sin instalación.

Según su funcionamiento

Dependiendo del sistema de funcionamiento, los detectores de humos pueden ser de tres tipos: iónicos o de ionización, fotoeléctricos u ópticos y por aspiración. Estas son sus características y precios (sin instalación):

  • Iónicos o de ionización. Estos aparatos funcionan ionizando previamente el humo en la cámara de detección. Una vez ionizadas las partículas de humo son más fáciles de detectar, incluso las más pequeñas. Por esta razón, sirven para detectar humos y gases no visibles. Son eficaces con fuegos de llama alta. Se emplean más en fábricas o negocios, que en viviendas. Su precio medio ronda los 25-30 €.
  • Fotoeléctricos u ópticos. Se emplean para detección puntual de humos. Funcionan mediante un rayo de luz proyectado constantemente en el interior del aparato. Cuando el humo entra en este, interrumpe el rayo y salta la alarma. Los detectores de humos fotoeléctricos u ópticos se clasifican en subgrupos, dependiendo de su funcionamiento o de la tecnología que incluyan.

Según su funcionamiento, pueden ser:

  • De infrarrojos. Cuentan con un aparato emisor y un receptor. El primero proyecta el rayo de luz y el segundo lo recibe. Cuando se interrumpe el haz, la alarma salta. Son los que más radio de acción cubren (unos 50 m). Su precio medio que ronda los 725 €.
  • Puntuales. El emisor y el receptor se encuentran dentro de la misma carcasa, pero separados por una pantalla: el rayo del emisor no alcanza directamente al receptor. Cuando entra el humo, el rayo de luz emitido se refracta en las partículas y alcanza al receptor, desencadenando la alarma. Son los más habituales en ámbitos domésticos y tienen un precio de unos 15-20 €.
  • Por aspiración. Estos detectores de humos analizan el aire que aspiran previamente de la zona donde se encuentran instalados. Una vez aspirado, lo analizan mediante láseres de alta sensibilidad y un software específico, que puede estar en el propio dispositivo o en una central anti-incendios a la que debe estar conectado. Son adecuados para zonas donde no es fácil instalar detectores ópticos puntuales: cuadros eléctricos, cámaras frigoríficas, edificios con valor histórico, etc. Debido a su alta precisión, también se emplean para detectar humo en espacios donde se trabaja con material especialmente sensible (centros de procesamiento de datos, laboratorios, etc.). No se suelen instalar en viviendas y tienen un precio elevado, desde unos 1.000 €.

Precio

El precio de la instalación de un detector de humos incluye el transporte del dispositivo y su colocación.

  • Instalar un detector de humos óptico de tipo puntual y a batería tiene un precio de unos 40 €. Si está conectado a la red, puede subir a unos 50 €.
  • La instalación de un detector de humos por infrarrojos ronda los 800 €. Si se trata de un detector por aspiración y láser, su instalación puede subir a cerca de 1.100 €.
  • Instalar un sistema de detección de humos y alarma contra incendios con central de detección de 2 zonas, 2 detectores de humos ópticos, pulsadores de alarma, sirena interior y exterior y canalización sale por cerca de 1.750 €.

Los profesionales encargados de instalar detectores de humos son los instaladores de redes y equipos de detección y seguridad.

Extras

Detectores de humos con cámaras de vigilancia

Los detectores de humos son perfectos para instalar cámaras de vigilancia, por dos razones: al estar situados en el techo tienen un ángulo de visión completo de las estancias, mientras que las cámaras quedan perfectamente disimuladas. El precio de un detector de humos con cámara de vigilancia incluida parte de 45 €.

Detectores de humos con wifi y control mediante apps

Hay aparatos detectores de humos que mandan aviso al teléfono móvil cuando detectan cualquier incidencia. Para ello es necesario conectarlos a la red WiFi de la vivienda y descargar en el teléfono una app, a través de la cual es posible recibir información en tiempo real. Estos detectores tienen precios muy asequibles, desde unos 18 €.

Detectores térmicos

Además de los detectores de humos, para prevenir incendios también se pueden instalar detectores térmicos. Estos aparatos captan el calor o la radiación mediante sensores y activan las alarmas. Su precio parte de unos 8 € sin instalación.

¿Qué más hay que tener en cuenta?

  • Permisos. No es necesario pedir permiso al Ayuntamiento ni a la comunidad de vecinos para instalar detectores de humos en la vivienda.
  • Normativa. Los detectores de humos se ajustan a la Norma UNE23007-14., que contempla aspectos como su fabricación y homologación, métodos y lugares de instalación y mantenimiento.
  • Redes domóticas. En ocasiones, los detectores de humo pueden formar parte de la red de domótica de la vivienda y entrar en funcionamiento junto con otros aparatos, como los rociadores anti-incendios, las persianas y otros detectores.
  • Mantenimiento. Los detectores de humos deben estar limpios y sin polvo. Si están conectados a la red, el cableado debe permanecer en buenas condiciones. Nunca se deben pintar ni cubrir: cualquier elemento puede interferir en su funcionamiento.
¿Te ha parecido útil esta guía?
  

El coste de instalar un detector de humos varía en función de la ciudad. Para obtener presupuestos gratis más específicos, indícanos tu código postal.

picture related to the guide
Última actualización: