cost guide icon
 

Precio de una instalación eléctrica

Precio de una instalación eléctrica

Media nacional
1.700€
(renovar conductores, 28 enchufes, 6 puntos de luz de techo y 9 interruptores en una vivienda de 60 m2)
Desde: 750 €

(4 enchufes, interruptores, conductores y puntos de luz)

Hasta: 2.800 €

(instalación completa en una vivienda de 100 m2)

El precio de ampliar la instalación eléctrica puede variar en función de la ciudad.
Recibe presupuestos gratis de profesionales de tu zona.

De media, el precio de cambiar una instalación eléctrica es de 1.700€​.

En esta guía

En qué consiste
Cuadro de distribución y potencia a contratar
Cuándo es necesario renovar la instalación eléctrica
Tipos de instalación eléctrica
Enchufes e interruptores
Precios
Clases de dispositivos eléctricos según el IP
Casos especiales
Averías
Aplicaciones y sistemas especiales
Normativa

¿Cuánto cuesta la instalación eléctrica de una casa?

La instalación eléctrica de la vivienda es la encargada de llevar la corriente eléctrica de la empresa suministradora a los distintos puntos de luz, interruptores y tomas de enchufe del hogar.

Tener una instalación eléctrica homologada, en perfectas condiciones y con suficientes tomas y puntos es algo imprescindible en cualquier hogar.

El precio medio de renovar una instalación eléctrica de una vivienda de unos 60 m2 contando con salón, cocina, recibidor y tres habitaciones es a partir de 1.700 €, incluyendo que se han de extraer y colocar los nuevos conductores, cambiar 28 tomas de enchufe, 6 puntos de luz de techo y 9 interruptores.

En qué consiste

La energía eléctrica llega al contador suministrada por la compañía eléctrica escogida por el usuario; de ahí pasa al cuadro de distribución, en el cual una serie de bornes la pasan a los distintos circuitos. Del cuadro también sale un conductor a tierra.

En las estancias hay también cajas de distribución de las que salen los conductores hacia los puntos de luz, interruptores y tomas de enchufe.

Los conductores, también llamados “cables”, constan de un alma de cobre, maciza o de filamentos, y un recubrimiento aislante. Los de alma maciza son para repartir la corriente desde el cuadro de distribución, y los de filamentos, para las tomas de enchufe, puntos de luz y aparatos. Los hay de varios diámetros, desde menos de 1 mm hasta 6 mm, estos están indicados para lugares con un alto consumo, por lo que no son habituales en las viviendas.

Cada circuito consta de tres conductores: fase, neutro y tierra.

  • Fase: negro o marrón, se encarga de llevar la corriente a los puntos.
  • Neutro: azul o blanco, trae la electricidad de vuelta para completar el circuito.
  • Toma de tierra: verde o amarillo; cuando hay problemas en el circuito, conduce la electricidad que se “escapa” a la tierra para evitar accidentes.

Si la instalación eléctrica de nuestra vivienda es antigua, probablemente los colores no serán los mismos; a veces, los conductores van recubiertos por fundas de un mismo color. Para distinguir el cable de fase y el neutro es necesario contar con una herramienta llamada buscapolos.

Cuadro de distribución y potencia a contratar

La instalación eléctrica de las viviendas parte de un cuadro general de distribución, que se ubica dentro de la casa y dispone de varios circuitos. El cuadro se conecta con el contador correspondiente ubicado en la vivienda. Nunca se debe intervenir en el cuadro de distribución; siempre debe hacerlo un profesional debidamente cualificado.

A veces, iluminación y tomas de enchufe van en el mismo circuito, mientras que otras veces van por separado. Los enchufes de fuerza de la cocina van en circuitos independientes; muchas veces, cada electrodoméstico tiene su propio interruptor, llamado PIA (pequeño interruptor automático). Los PIAs también reciben otros nombres, como interruptores diferenciales y magnetotérmicos. Hay también un interruptor general que controla toda la instalación; cuando se produzca una sobrecarga o un cortocircuito, el ICP (interruptor de control de potencia) saltará.

Las necesidades eléctricas (potencia a contratar) de una vivienda se calculan según la cantidad de electrodomésticos, la superficie de ésta y el sistema de calefacción. La potencia no debe ser inferior a 5.750 V, a 230 W; esta potencia la contrata directamente el promotor o constructor, obligado por la normativa vigente. Más tarde, cada propietario podrá ampliarla según sus necesidades.

De forma general, podemos decir que para una vivienda estándar con luz, frigorífico, calentador de agua, aspirador, plancha y lavadora, la potencia mínima recomendada sería de 4,6 kW (kilovatios). Si se añaden otras aplicaciones como el lavavajillas, campana extractora, horno eléctrico, vitrocerámica, secadora y otros aparatos menores, la potencia a contratar puede subir hasta alrededor de 7 kW. Y cuando el sistema de calefacción funciona con energía eléctrica y hay también aire acondicionado, las necesidades ascienden a los 9 kW.

Cuándo es necesario renovar la instalación eléctrica

  • Suele recomendarse cuando tiene más de diez años de antigüedad, aunque si los materiales son homologados y está bien hecha puede durar bastante más.
  • Cuando no tiene toma de tierra.
  • Si al encender las luces, transcurrido un tiempo, notamos un desagradable olor similar al del pescado. Esto significa que los cables se recalientan y se queman, con el consiguiente riesgo de accidente.
  • Si los interruptores y tomas de enchufe están rotos y crean chispazos cuando se accionan o se usan.
  • Si tenemos pocas tomas de enchufe; el uso continuado de bases múltiples (los populares “ladrones”) es un síntoma claro. Enchufar este tipo de bases a muchos aparatos supone un alto riesgo de cortocircuito o incendio.
  • Cuando hacemos una reforma importante de la casa, puede ser un momento óptimo para renovar la instalación eléctrica. Si las rozas están bien y hay suficientes tomas, bastará con cambiar los cables, interruptores y tomas de enchufe.
  • Cuando las familias aumentan, suelen aumentar también las necesidades de electricidad. Ordenadores, lámparas, zonas de estudio, aparatos de televisión, tomas de enchufe para los cargadores… Son puntos que hay que contemplar.

Tipos de instalación eléctrica

Existen dos tipos de instalaciones, en función del presupuesto y de qué estancia a reformar, será más conveniente la elección una u otra. Los tipos de instalación son los siguientes:

  • Instalación empotrada. Va dentro de las paredes, a través de rozas, regletas o régolas que son canales abiertos en los tabiques para encastrar los conductores. Dentro de las rozas se mete un tubo de plástico corrugado, llamado también manguera o macarrón, habitualmente de color negro y que alberga y protege a los conductores. La instalación eléctrica empotrada precisa de un albañil para abrir y cerrar las rozas; del electricista para colocar los cables, y de un pintor para el acabado final.
  • Instalación vista. Se realiza mediante un sistema de canaletas, tomas e interruptores superficiales. Las canaletas pueden ser autoadhesivas o atornilladas; anchas o estrechas, o incluso tratarse de rodapiés especialmente preparados y homologados para este uso. La instalación vista se puede pintar o empapelar, siempre con pinturas especiales que no sean al agua.
TipoVentajasInconvenientes
Instalación empotrada

Más segura

Obligatoria en cocinas y baños

Invisible, limpia y discreta

Más caras

Más complicado de localiza

Es necesario contratar a profesionales para hacerlas

Instalación vista

Muy económica

No necesita obra

Fácil de localizar

Se compra en centros de bricolaje o tiendas de material eléctrico

Puede instalarla uno mismo

La instalación es muy rápida

Se cambia con facilidad

Menos estéticas

Quedan a la vista

Menos seguras que las empotradas

No se pueden colocar en cocinas ni baños.

Las canaletas suelen acumular polvo y deformarse

Las canaletas autoadhesivas se despegan


Enchufes e interruptores

Los enchufes o bases de toma de corriente pueden ser para interior o exterior. Las bases para interior pueden ser estándar, para circuitos normales, o de fuerza, para aplicaciones de alto consumo, como por ejemplo, para electrodomésticos. Las bases de tomas de corriente de uso doméstico están sujetas a la normativa UNE 20315 de 2004.

Los interruptores sirven, como indica su nombre, para interrumpir o reanudar la corriente eléctrica. También pueden ser de interior o exterior. Los modelos de interior pueden ser de varios tipos:

  • Pulsadores. Hay que mantener presionado el dispositivo para que funcionen; un ejemplo es el de los timbres de los porteros automáticos.
  • Interruptores de un polo. Son los habituales, que controlan sólo un dispositivo. Cuando tienen que controlar más de uno (por ejemplo, un motor eléctrico y un indicador luminoso; caso de algunos electrodomésticos y herramientas eléctricas) son de dos o más polos.
  • Interruptores de una vía. Los habituales, para controlar un punto de luz desde sólo un interruptor.
  • Interruptores de varias vías o conmutadores. Para controlar los puntos de luz desde distintos interruptores.

Precios

Renovar la instalación eléctrica de una vivienda de tres habitaciones (60 m2), salón, cocina y recibidor, reemplazar los conductores (extraer y colocar nuevos) y cambiar 28 tomas de enchufe, 6 puntos de luz de techo y 9 interruptores cuesta alrededor de 1.700 €.

El precio por ampliar una instalación eléctrica empotrada es de 80-90 € el metro lineal de roza, incluyendo las labores de abrir, colocar el tubo corrugado, cerrar y pintar en cada punto a instalar. Y el precio cada punto de luz desde 30 €.

Por otro lado, el precio de instalación de un interruptor es a partir de 30 € + IVA, mientras que el precio de la instalación de una base de toma de corriente, es decir, un enchufe, está en el mercado desde 40 € + IVA, y la de una toma de fuerza desde 50 € + IVA.

Finalmente, la instalación eléctrica vista por canaletas está en el mercado desde 30 € por punto.

Clases de dispositivos eléctricos según el IP

Las siglas IP corresponden a Índice de Protección. Indica el grado de protección de un aparato o aplicación eléctrico frente a elementos externos como el agua, el polvo u otros elementos sólidos.

Los interruptores, tomas y aparatos eléctricos están clasificados según su IP, que aparece señalado por dichas letras. seguidas de dos dígitos.

  • El primer dígito indica el nivel de protección frente al acceso de elementos que puedan constituir un riesgo; está entre 0 (ninguna) y 6 (máxima; impide el acceso del polvo fino).
  • El segundo dígito señala el nivel de protección frente al agua. Entre 0 (sin protección) y 8 (total, en el caso de inmersión del elemento bajo 1 metro de agua).

Casos especiales

Baño

El Reglamento Eléctrico de Baja Tensión (REBT) establece que, en lo referente a la electricidad, el baño se divide en tres zonas:

  • De prohibición. Es la que rodea a la bañera o ducha, y corresponde a una zona con el mismo ancho de la bañera o la ducha, y una altura de 225 cm. En el cuadrado establecido por estas medidas no pueden instalarse puntos de luz de ningún tipo. Si el termo eléctrico está en el baño, también debe hallarse fuera de esta zona.
  • De protección. Es el espacio que circunda a la zona de prohibición; mide 1 m de ancho y 225 cm de altura. En esta área no se pueden instalar interruptores, pero sí enchufes o tomas de seguridad, o que estén protegidas por sus correspondientes diferenciales.
  • Exterior. Corresponde al resto del espacio. Actualmente es obligatorio que los enchufes, interruptores y luces lleven toma de tierra.

Cocina

  • Cuatro circuitos diferentes, cada uno con su diferencial o magnetotérmico: alumbrado (10 amperios), horno y cocina (25 amperios), lavadora y lavavajillas (25 amperios) y enchufes (16 amperios).
  • Desde cualquier punto de agua debe haber una distancia mínima de 1 metro hacia cualquier punto de luz o toma de enchufe.

Averías

En ocasiones, los problemas en la red eléctrica requieren la intervención de un profesional, mientras que otras veces son debidas a errores de los usuarios que tienen fácil solución.

  • Si el ICP (interruptor de control de potencia) es porque existe una sobrecarga en la red. La solución es conectar menos aparatos o contratar más potencia.
  • Los distintos diferenciales (PIAs o magnetotérmicos) controlan distintos circuitos y aparatos. A veces, el diferencial correspondiente salta, mientras que el resto de los circuitos sigue en funcionamiento; esto es debido a algún fallo en determinada aplicación (circuito o aparato). Para localizarlo, hay que apagar los interruptores y desconectar los aparatos; después conectaremos el diferencial e iremos encendiendo los interruptores y conectando los aparatos uno a uno, para localizar el punto averiado. Instalar un punto del cuadro eléctrico nos puede costar desde 200 € en adelante.
  • Los cables de los electrodomésticos, sobre todo aquellos de pequeño tamaño, como pueden ser planchas, tostadoras, herramientas, etc. suelen causar cortocircuitos cuando están mal conectados o deteriorados. El riesgo de incendio y/o electrocución es alto. Es conveniente revisarlos bien antes de conectarlos, y jamás desenchufar un aparato tirando del cable.
  • Los arreglos de averías eléctricas en una vivienda se cobran por desplazamiento y por hora de trabajo. El material que sea necesario reemplazar se cobra a parte. El precio por desplazamiento es a partir de 25 € y la hora de trabajo a partir de 10 €. El precio de las emergencias (desplazamiento + 1 hora de trabajo), a partir de 100 €. Los precios no incluyen el IVA.

Aplicaciones y sistemas especiales

  • Contadores de doble tarifa: para electricidad con tarifa nocturna, consisten en el contador propiamente dicho más un reloj programador. Para adaptar la instalación basta con alquilar un contador de doble lectura a la compañía eléctrica, su precio es de 2,22 € al mes. Otra opción es comprar un contador que tiene precio desde unos 200 €.
  • SAI para ordenadores: es fundamental proteger los equipos informáticos para evitar que, si se produce un corte del suministro eléctrico, se apaguen y podamos perder datos no guardados. Para esto se emplean los SAI (sistemas de alimentación ininterrumpida) o, en inglés, UPS (uninterrupted power supply). Para escoger un sistema, hay que fijarse en su potencia y en la autonomía del mismo. Los de uso doméstico son los llamados SAI “ON-Line”. Precio recomendado oscila entre los 200 € y 350 €.
  • Electricidad por energía solar: se obtiene de paneles solares fotovoltaicos, que se ubican en la cubierta o una zona despejada para generar electricidad a partir de la luz del sol.
  • Sistemas domóticos: son sistemas para controlar las distintas aplicaciones de la vivienda a través de una red de datos que también va conectada a la corriente eléctrica. Por el sistema domótico podemos programar y controlar la apertura y cierre de las persianas y ventanas, las alarmas y sistemas de seguridad contra incendios o escapes de gas, la calefacción, el aire acondicionado…

Normativa

  • Licencia por Actuación Comunicada. Para renovar o ampliar la instalación eléctrica de una vivienda puede no ser necesario contar con ningún permiso, si no es necesario hacer obras. En el caso de que sea necesario, para conseguirla, hay que llevar la documentación del inmueble, fotos de interior y exterior, y el presupuesto estimado.Tras esperar quince días, si no hay noticias del Ayuntamiento denegando la obra o requiriendo más información, se puede comenzar
  • Comunidades de vecinos. Es conveniente contar con la aprobación de la comunidad de vecinos.​
¿Te ha parecido útil esta guía?
  

El coste de ampliar la instalación eléctrica varía en función de la ciudad. Para obtener presupuestos gratis más específicos, indícanos tu código postal.

picture related to the guide
Última actualización: