Precio de la instalación de suelo radiante

De media, instalar calefacción por suelo radiente cuesta entre 4.000 € y 9.050 €.

En esta guía

Cuándo instalar suelo radiante
Cuándo no instalarlo
Hilo radiante vs tubos de agua caliente
Calderas y reguladores para instalaciones de tubos
Precios
Alternativas
Normativa

¿Cuánto cuesta instalar calefacción por suelo radiante?

La calefacción radiante es también llamada suelo radiante por el lugar en el que se instala. Existen dos sistemas diferentes que pueden ser instalados, el suelo radiante eléctrico que consiste en una malla de cables eléctricos o el suelo radiante por agua formado por un entramado de tubos con agua caliente, que aportan calor al ambiente desde el suelo por efecto de la radiación.

Existen también instalaciones de este estilo para paredes y techos, aunque son menos habituales.

El precio medio de instalar suelo radiante en una casa de 100 m2 es de entre 4.000 € y 9.500 € dependiendo del sistema que se instale.

Cuándo instalar suelo radiante

  • En nuevas construcciones.
  • En viviendas donde hay personas alérgicas, porque el calor es limpio.
  • Si vamos a levantar el suelo de nuestra vivienda o instalar nuevos suelos cerámicos, ya que conducen mejor el calor.
  • Si tenemos calefacción alimentada por energía solar térmica es la mejor opción.
  • Si queremos dejar las paredes despejadas sin radiadores.
  • Si tenemos caldera a gasóleo o a gas natural y no la queremos cambiar, podemos colocar un regulador de temperatura.

Cuándo no instalarlo

  • Si queremos instalar suelos de madera o laminados.
  • Si la vivienda es nueva o se ha reformado recientemente, porque hay que levantar los suelos.
  • Si nuestro presupuesto es ajustado, ya que la instalación es cara.

Hilo radiante vs tubos de agua caliente

Hilo radiante

Es el modelo eléctrico de suelo radiante. El hilo es una resistencia que se calienta por la energía eléctrica. Este hilo, también llamado cable calefactor, se conecta a una caja de registro que irá a su propio diferencial o magnetotérmico en el cuadro de distribución.

El cable se coloca sobre un aislante tendido sobre el pavimento y se ancla con unas fijaciones o puede venir insertado en una malla calefactora; después se vierte mortero encima para colocar el suelo definitivo. Conviene instalar un termostato suelo más ambiente para controlar la temperatura. Este sistema lleva también limitadores de temperatura y centrales de carga.

El sistema puede ser de acción directa o mediante aprovechamiento de la tarifa nocturna, con acumulador incorporado.

La instalación es cara y el consumo eléctrico es muy elevado si es una primera vivienda o está en una zona de clima frío. Dicho consumo es difícil de calcular, ya que depende de dónde se encuentre la casa y de su nivel de aislamiento. Como ejemplo básico, podemos indicar que en una vivienda de 80 m2 aproximadamente situada en el centro de la península y con tarifa nocturna, el gasto ronda los 700 € - 900 € anuales.

Tubos de agua caliente

Este es el sistema diseñado para la calefacción con caldera de gas o gasóleo. Se trata de una red de tubos de polibutileno, polietileno reticulado o multicapa que se coloca sobre unas planchas aislantes y una barrera de vapor. Sobre los tubos se coloca un mallazo de varillas de hierro, y encima se vierte el mortero sobre que el que coloca el suelo definitivo.

Para alimentar el sistema son necesario unos reguladores y una caldera de baja  temperatura o condensación. Por los tubos circula el agua que se calienta en una a unos 40º y los 50º C en la caldera. Esto implica un descenso considerable en el gasto energético comparado con un sistema estándar de radiadores.

Este sistema de calefacción por suelo radiante precisa de mantenimiento anual de revisión y limpieza de la caldera, y purgado de las instalaciones.

SistemaVentajasDesventajas

Hilo radiante

Energía limpia para el medio ambiente

Muy discreto

No precisa mantenimiento

Consume menos electricidad

Requiere una obra importante

Instalación cara

Consumo eléctrico elevado

Si hay averías hay que levantar el suelo

Tubos de agua caliente

No hay radiadores vistos

Sistema cómodo, discreto y estético

Ahorra hasta un 40% de energía

Pueden adaptarse calderas normales usando un regulador

Buena opción para paneles solares térmicos

No provoca alergias

Combinable con sistemas de climatización mediante bomba de calor 

Requiere una obra importante

Fuerte inversión inicial

Reguladores y las calderas de baja presión necesarios son caros

El suelo subirá unos 8-10 cm

Si hay averías hay que levantar el suelo 

Precisa mantenimiento


Calderas y reguladores para instalaciones de tubos

Las calderas de gas o gasóleo pueden adaptarse a la calefacción radiante, pero hay que instalar un regulador de temperatura. Dependiendo del tipo, el precio de los reguladores más baratos es desde 350 €, aunque lo normal es que ronden los 500 € – 800 €.

La mejor opción es instalar una caldera de baja temperatura o de condensación que ronda los 1.000 € sin instalación. Estas últimas son una estupenda opción, ya que gastan muy poca energía. Además, existen subvenciones para cambiar las viejas calderas por otras de este tipo.

Las instalaciones para ACS y calefacción por paneles solares son perfectas para adaptarlas a la calefacción radiante. Además de las placas, conviene tener una caldera también para poder alimentar el sistema los días en los que no se recoge suficiente energía solar.

Precios

  • Instalar calefacción radiante por tubos de agua caliente en un piso de 100 m2, contando la caldera de condensación o baja temperatura, el sistema de tubos, la mano de obra y el revestido con mortero final (sin suelo) puede costar entre 6.000 € y 8.000 €.
  • La misma obra para hilo radiante eléctrico costaría entre 4.000 € y 5.000 €.
  • Añadir una bomba de calor para refrigeración desde 1.200 €.

Alternativas

Una buena opción para instalar calefacción o climatización radiante es hacerlo por el techo en lugar de por el suelo. Aunque parezca paradójico (porque el aire caliente tiende a subir), el sistema de calefacción radiante no funciona por convección sino por radiación, por lo que el calor puede ser irradiado indistintamente desde cualquier superficie. El techo radiante puede ser una buena alternativa para evitar levantar el suelo de la vivienda. Su instalación es sencilla a base de paneles prefabricados que pueden colocarse directamente sobre el techo ya existente y que posteriormente serán cubiertos por un falso techo de pladur, en estos paneles se ubican los tubos por los que circula el agua caliente o fría. Es el sistema más ecológico que hay y nos permite colocar el suelo que más nos guste.

Normativa

  • Para instalar calefacción radiante es necesario contar con la aprobación de la comunidad de vecinos. También hay que solicitar una Licencia por Actuación Comunicada en el Ayuntamiento. Para hacer la solicitud es necesario llevar la documentación del inmueble, fotos de interior y exterior, y el presupuesto estimado. Tras esperar quince días, si no hay noticias del Ayuntamiento denegando la obra o requiriendo más información, se puede comenzar.
¿Te ha parecido útil esta guía?
  
Última actualización:   
Metodología y recursos