El aislamiento es una de las partidas del presupuesto de la construcción de una casa o reforma a la que se debe prestar más atención. Del dinero invertido en buenos materiales, dependerá que la vivienda quede correctamente aislada térmicamente, insonorizada frente a ruidos, e impermeabilizada frente al agua, tanto la que asciende por capilaridad como la que se filtra por paredes y tejados.

Hay diferentes tipos de aislantes para cubrir cada necesidad: fibras minerales, espumas plásticas, aislamientos ecológicos y paneles sándwich, entre otras soluciones. Estos pueden venir en diferentes formatos, como rollos, paneles, espuma insuflable, bolitas, etc. Solo los profesionales pueden aconsejar el mejor aislamiento para cada edificación y objetivo.

Calcular el precio de un buen aislamiento depende de muchos factores, pues al coste del material y su instalación puede ser necesario sumar alguna obra de albañilería, como los trasdosados. Aislar paredes y techos sale entre 20 € y 80 € el m2, según solución y calidades.