El salón es la estancia de la casa más representativa. En ella suelen coexistir varios ambientes y actividades: desde comedor hasta sala de estar, espacio de lectura, etc. Por todas esas razones, el salón puede llevarse buena parte del presupuesto del proyecto de interiorismo de una vivienda.

Una de las reformas más solicitadas es eliminar los tabiques que separan salón y cocina para dar lugar a un espacio diáfano. Además, renovar las tapicerías de sofás, sillas o cortinas permite refrescar la decoración. Poner una chimenea para hacerlo más acogedor o instalar un buen equipo de sonido, proyección o pantalla LED y una buena iluminación ambiente son opciones que pueden hacer de tu salón un sitio ideal para disfrutar del tiempo libre.

Uno de los trabajos más económicos en un salón es tapizar el asiento de las sillas, que puede costar unos 30 € cada una, dependiendo del material. Retapizar un sofá puede costar unos 900 €, y otros proyectos más grandes como instalar aire acondicionado rondan los 1.500 € o más, dependiendo del tipo elegido.