La intervención más común que se suele realizar en los techos de una vivienda es la instalación de falsos techos. Su función es la de bajar techos demasiado altos, pero sobre todo sirve para aislar térmica y acústicamente y/o para aprovechar el hueco interior para instalaciones eléctricas o conductos de aire acondicionado, saneamiento, etc. Los espacios en que más comunes son los fasos techos son cocinas, pasillos y cuartos de baño.

Los falsos techos pueden ejecutarse en diferentes materiales. Los más comunes en viviendas son los techos continuos de escayola o placas de yeso laminado, o en algunas ocasiones los techos registrables de yeso, fibra mineral o de vidrio, que en algunos casos se pueden ver en cuartos de baño.

Un falso techo de yeso laminado cuesta 30 € el m2 instalado de media, un precio que puede variar arriba o abajo en función de que incorpore, o no, material aislante.

Proyecto Precio
Instalar falso techo 210 €