No se aprecian lo suficiente las ventajas de una buena instalación de fontanería hasta que no funciona. Por eso es esencial contar con los servicios de un buen fontanero durante la construcción de una vivienda, reforma o cuando surge un problema. Ellos se encargan de un suministro fundamental: agua corriente para preparar alimentos y limpiar, agua caliente sanitaria, sistemas de calefacción por conductos, electrodomésticos y sanitarios conectados a la red de saneamiento, etc.

Los trabajos que realizan los fontaneros son, pues, variados, y sus intervenciones, sean o no urgentes, fundamentales: reparación de tuberías y desagües, desatascos, cambio de sanitarios, revisión de los sistemas de calefacción y agua caliente, y muchas otras.

Los precios medios de los trabajos de fontanería dependen, claro está, de la envergadura del proyecto, pero para intervenciones puntuales, calcula unos 60 € de mano de obra para reparaciones y 120 € para añadir un punto de agua, sin contar con materiales y desplazamiento.