10 ideas low-cost para reformar cocinas pequeñas

Cada mañana al entrar en tu cocina pequeña piensas lo mismo, que está pidiendo a gritos unas cuantas mejoras. Pero no es buen momento de afrontar grandes obras ni el desembolso económico que conlleva. Hay cambios muy eficaces  con los que no necesitas gastarte mucho. Si te atreves con estas 10 ideas, después no la reconocerás.

1º Renueva el salpicadero entre los armarios

Una solución para reformar la cocina de tu casa a precio low cost puede consistir en renovar el frente o antepecho de la pared situada junto a la encimera. También conocido como salpicadero, esta zona de cocción suele deteriorarse bastante y además se ve mucho al entrar en la estancia. Por tanto, un cambio de imagen en ella es una elección de lo más acertada. Coloca en ella unos azulejos especialmente decorativos y de colores claros: así agrandarán visualmente el tamaño de tu cocina pequeña. Por ejemplo, los tipo metro poseen una estética muy bonita al ir rematados con un bisel y tener cierto relieve. Si te decantas por ellos pondrán un simpático toque retro a la decoración. Puedes ponerlos en sentido horizontal y en fila, o en vertical y con forma de espiga… ¡y elegirlos de colores!

¿Cuánto cuesta?: Si decides revestir este frente con un azulejo tipo metro, hay modelos que pueden costarte desde 8,95 / m2.

2º Sustituye el suelo por uno laminado

En una cocina pequeña como la tuya, nada como un suelo claro para que al mirarla parezca bastante más grande de lo que realmente es. Si te has aburrido de tus baldas cerámicas o están deterioradas, sustitúyelas por un material que puedas colocar sin retirar el pavimento anterior y así el cambio te saldrá más económico. Puedes elegir desde un laminado antihumedad a suelos vinílicos, que se ponen fácil y rápidamente. Si te gusta el aspecto de los materiales naturales hay modelos que imitan a la madera con un acabado súper real. Colócalo también en la habitación de al lado y verás qué continuidad visual tan bonita.

¿Cuánto cuesta? Poner un suelo de calidad A3, la más económica, desde 6-7/€ m2  sin instalación y 22 €/ m2 con instalación incluida.

3º Cambia la encimera por otra más decorativa y funcional

Sustituir tu vieja encimera por una solución más funcional es otra manera de reformar la cocina. Podrás encontrar modelos con una buena relación precio-calidad asequible a tu presupuesto, y al ser una cocina pequeña no necesitarás más de 1,5 metros. En concreto los diseños de madera tratada y aglomerado melaminado son los que mejor te encajan. Huye de los colores de siempre y atrévete con propuestas más alegres y de mayor peso decorativo. O bien en sintonía con el tono de los muebles, o todo lo contrario, en una tonalidad muy diferente.

¿Cuánto cuesta? En tiendas especializadas en muebles en kit y establecimientos de bricolaje es fácil encontrar modelos nada caros. Una encimera de madera, desde 17€/ tablero.

4º Incorpora una isla de cocina que ocupa poco

En una cocina pequeña no hay porqué renunciar a contar con una isla de trabajo. Solo es cuestión de apostar por las versiones móviles estándar, la alternativa perfecta porque son soluciones más pequeñas que las fijas y se pueden encontrar diseños a precios muy asequibles. Además este tipo de isla es muy cómoda para encajar en algún rincón desaprovechado, o bajo una ventana, y moverla hacia donde quieras cuando lo necesites. Al dejar de usarla, puedes volver a colocarla en su lugar y dejar el centro de la cocina despejada. Si no encuentras un modelo que te encaje por medidas, otra opción son las mesas de servicio, que también vienen equipadas con cajones y repisas y son algo más pequeñas.

¿Cuánto cuesta? Una isla de cocina portátil, con106 x 46 cm, puede costarte desde 296,5 €.

5º Mejora la iluminación con luces LED

Seguro que la iluminación de tu cocina pequeña necesita mejoras, sobre todo en la zona de la encimera para manipular mejor los alimentos mientras cocinas, etc. Una manera sencillísima de conseguirlo sin recargar nada el espacio es mediante unas  tiras LED que te proporcionen una iluminación más focalizada. Esta luz es la más indicada porque no da nada de calor y por tanto no molesta aunque la tengas cerca. Si tienes armarios superiores o unos simples estantes, puedes colocar estas tiras justo debajo de ellos. Tienen un grosor muy fino, de manera que quedan muy discretas y a cambio te darán la luz justa que necesitas. O si prefieres pon una regletas, más anchas pero bastante decorativas. También podrás jugar con su temperatura de color: blanco cálido, neutro o frío. Tú decides.

¿Cuánto cuesta? Puedes encontrar un perfil con tira LED, de 15 cm de longitud, desde 5,95 €.

6º Un lavado de cara rápido para los muebles

Reformar una cocina sin obras puede consistir en algo tan fácil como hacer un lavado de cara a tus muebles con la pintura como gran aliada decorativa. Dale a los armarios una mano de pintura de un color totalmente diferente al existente y verás que look tan distinto lucirán. Elige un tono intenso si quieres aprovechar el cambio para disimular algún que otro arañazo o desperfecto sobre la superficie, los disimulará mejor. Y para conseguir un resultado final casi de profesional, aplica más de una mano. Los esmaltes laca al agua son los más recomendados, crean una película que protege de la humedad y resisten bien roces y su limpieza.

¿Cuánto cuesta? Si decides pintar los muebles de tu cocina con esmalte al agua, un bote Unilac de Titanlux, de 375 ml, 9,45 €.

7º Cambia algún frente de tus armarios

El mobiliario de tu cocina pequeña se volverá más actual con solo sustituir la puerta de algún armario superior. Si son muebles estándar, juega a cambiar sus frentes por otros nuevos; con un poco de suerte, te valdrán las bisagras que tengas colocadas. Un truco óptico para ampliar el espacio es escoger modelos con cuarterones de cristal: además de renovar la decoración servirán para aligerar el conjunto, sobre todo si te decantas por acabados en blanco o en tonos especialmente luminosos. Con una inversión mínima parecerá que has estrenado muebles.

¿Cuánto cuesta? Una puerta de armario de cocina en color hueso y con cuarterones de cristal, te costará alrededor de 55 €.

8º Crea una pared súper decorativa

View this post on Instagram

HAPPY WEEKEND 🤜🏻 Vandaag mega druk maar leuk dagje! De heftruck staat klaar en er staan al allemaal vrienden klaar om te helpen💪 Het beloopbaarglas en het bad gaan vandaag naar boven, en dan komt het glas ook in het frame in het plafond bij de woonkamer 🙌 Ik ga nu eerst snel koffie zetten en hopelijk vanmiddag nog een beetje van de zon genieten 🔆🐣 Fijne dagen allemaal 💋 . . . . #myinterior#homeadore#interior4all#inspiremehomedecor#vintagehome#modernrustic#wonen#bohemianinterior#bohemian#bohemianstyle#interior#interiores#interiør#eclectichome#plants#interior#urbanjunglebloggers#instahome#inspiremeinterior#interior123#interiorinspo#interieurinspiratie#interieur#interieurs#vtwonenbijmijthuis#kitchen#kitchendetails#kitcheninspo#interiorinspo#interiores

A post shared by Jellina- Interior Blogger (@jellinadetmar) on

En tu cocina pequeña una pared puede ser capaz de cambiarlo todo y por un precio low cost. A ser posible elige una superficie que no tenga estantes ni muebles, y si queda cerca de una ventana mucho mejor porque se beneficiará de la luz natural. Si te encanta la pintura decorativa con efecto pizarra, es tu oportunidad. Crea con ella un mural original y moderno. En función del espacio que tengas podrás hacerlo muy grande, incluso que vaya de suelo a techo, o tan solo jugar con una parte de la pared, como si fuera un friso. También puedes recurrir a simpáticos vinilos que incluyen frases y motivos culinarias. Se adhieren directamente a la superficie fácilmente y dan un bonito golpe de efecto. O empapélala con un papel pintado apto para cocinas, son tendencia. Cualquiera de estas soluciones añadirán ese plus decorativo que buscas para reformar la cocina sin obras.

¿Cuánto cuesta? Si quieres colocar un vinilo con texto y dibujos de cocina, de 40 cm x 32 cm, puedes encontrarlo por 11,75 €.

9º Apuesta por una grifería más práctica

¿Has pensado en cambiar el grifo de tu cocina pequeña? Tal vez el que tengas no sea demasiado resolutivo para la zona de tu fregadero, o esté deteriorado por el uso. Sustitúyelo por un diseño que te resulte práctico y entre dentro de tu presupuesto; cuantas más funciones realice más caro será. Los grifos de caño alto son cómodos para lavar ollas y utensilios grandes ya que no estorban al hacer esta tarea. Mientras que los modelos de caño bajo son ideales porque no entorpecen cuando se está usando el fregadero, y pueden ser la mejor opción si tienes justo enfrente la ventana y su apertura es abatible.  

Cuánto cuesta: Puedes encontrar un grifo monomando de cocina, de caño corto, desde 35 €.

10º Adiós al fregadero de toda la vida

Convierte el fregadero de tu pequeña cocina en el gran protagonista de la encimera. Como dispones de poco espacio, no valdrá cualquier forma. Los más recomendables en estos casos son los redondos, ya que ocupan menos y quedan muy bien integrados. Pero si quieres aprovechar el hueco que ha dejado el anterior, lo prioritario será elegir un diseño de idéntica forma. A la hora de elegir materiales, las soluciones  más económicas son los modelos que están fabricados en acero: aguantan bien temperaturas extremas y golpes, pero menos la cal del agua. También puedes plantearte colocar un fregadero sintético, este material es bastante duro e higiénico pero no tolera bien los productos abrasivos.

Cuánto cuesta: Un fregadero redondo de cocina en acero inoxidable, para mueble de 45 cm, desde 52 €.