Precio de la instalación de una caldera

Instalar una caldera cuesta, de media, unos 8.200 €.

En esta guía

Tipos de calderas
Combustibles
Precio
Extras
¿Qué más hay que tener en cuenta?

¿Cuánto cuesta instalar una caldera?

Una caldera es un aparato que sirve para calentar el agua de uno o más circuitos cerrados. Normalmente estos circuitos son el de calefacción y la red de fontanería doméstica para ducharse, fregar, lavar, etc. Instalar una caldera es una buena solución para reducir el gasto en electricidad, ya que consumen menos que la mayoría de los termos eléctricos. Las calderas también revalorizan las viviendas, sobre todo si son de última generación y consumo eficiente.

El precio medio de la instalación de una caldera de gasóleo de condensación para una vivienda de 80 m2, con depósito y para calefacción y ACS es de 8.200 €.

Tipos de calderas

Dentro de los tipos de calderas, podemos agrupar los distintos modelos de acuerdo a diferentes parámetros. Nos hemos centrado concretamente en dos aspectos: la cantidad de circuitos de agua que alimenta la caldera y la entrada y salida de gases.

Según los circuitos de agua que alimenten

Dependiendo de este factor, las calderas se dividen en simples y mixtas. Las calderas simples únicamente alimentan el circuito de calefacción de las casas, y actualmente ya apenas se instalan. Por su parte, las calderas mixtas alimentan el circuito de calefacción y el de ACS (agua caliente sanitaria). El precio de la caldera puede variar según esta característica, pero no siempre: dependiendo del tipo de caldera y del combustible, puede ser más costosa una caldera solo para calefacción que otra para ambos circuitos, y viceversa.

Según la entrada y salida de gases

En relación a este aspecto, las calderas pueden ser:

  • Atmosféricas. Las más antiguas y menos seguras, hoy día están obsoletas. De hecho, desde el año 2010 su instalación en viviendas está prohibida según el RITE. Solo se pueden instalar en salas de calderas con extracción de aire independiente. Estas calderas cogen el oxígeno del espacio en el que se encuentran, imprescindible para la combustión que calienta el agua, y expulsan los gases de la combustión por un tubo de tiro vertical.
  • Estancas. Estas calderas cuentan con una chimenea formada por dos tubos concéntricos uno dentro del otro. El aire entra por el espacio situado entre los dos tubos y los gases salen por el tubo interior. Cuentan con un extractor de gas que favorece su expulsión. Son mucho más seguras que las atmosféricas y se pueden instalar en cualquier habitación de la vivienda. Además, no les afectan las condiciones climatológicas del exterior. Dentro de las estancas, las calderas pueden ser de condensación o de bajo NOx (bajas emisiones de óxido de nitrógeno). Las calderas estancas convencionales ya no se pueden fabricar por normativa, pero sí se pueden instalar aún modelos fabricados con anterioridad.

Tipos de calderas estancas

Las calderas estancas, a su vez, se dividen en dos grandes grupos. Los precios indicados son sin instalación. Serían los siguientes:

Calderas de condensación. Aprovechan el calor del vapor de agua generado durante la combustión de los gases mediante un tubo que lo recoge y reconduce. Son las más eficientes porque consumen menos energía y reducen el gasto mensual en un 25-30%, y sostenibles porque emiten menos CO2 al ambiente, alrededor del 70%. Su instalación está subvencionada. Para su instalación es necesario que el espacio cuente con un desagüe, el cual se conectará a la caldera para evacuar el agua generada por la condensación del vapor. Su precio parte de los 900 €.

Dentro de esta categoría, encontramos distintas opciones además de las calderas de condensación estándar:

  • Con acumulación. Llevan un un depósito de entre 40 y 60 litros que alimenta los grifos con agua caliente constante. Se recomiendan para viviendas con varios baños y alto consumo de agua. Tienen precios desde unos 1.600 €.
  • Con microacumulación. Disponen de un sistema que aumenta el caudal de agua caliente cuando se abre más de un grifo a la vez, evitando que el agua de uno de ellos salga fría o con menos caudal. Sin embargo, estos sistemas aumentan el consumo energético de la caldera y por tanto, el gasto mensual. Se pueden encontrar calderas de este tipo desde unos 1.100 €.

Calderas de bajo NOx. Son calderas murales que emiten menos óxido de nitrógeno a la atmósfera que las convencionales. Se instalan en espacios sin desagüe donde no es posible o resulta costoso y complicado colocar una caldera de condensación. Desde el año 2015 su fabricación está prohibida por el RITE, así como su instalación en obra nueva, ya que se apuesta por otras más ecológicas, como las de condensación. Sin embargo, todavía se pueden instalar calderas de este tipo fabricadas antes de ese año, y emplearlas para sustituir una caldera vieja o estropeada. Su precio parte de los 1.200 €.

Combustibles

Las calderas pueden funcionar con diferentes tipos de combustibles. Haz una tabla para explicar los principales tipos:

Tipo de calderaVentajasInconvenientes

Calderas de gas natural

(1.000 € sin instalación)

Conectadas a la red de gas

El agua caliente nunca se termina

No hay que cambiar bombonas

Las de condensación son eficientes y sostenibles

Adecuadas para temperaturas extremas

Duran más que los otros tipos

Necesitan inspecciones periódicas reguladas

Hay que mantenerlas en buen estado

Calderas eléctricas

(1.000 € sin instalación)

Alto rendimiento (hasta 95%)

Sostenibles

No emiten ruidos ni olores

No hay riesgo de fugas de gas

Fáciles de instalar y mantener

No hay un calendario obligatorio de revisiones

Calientan con rapidez

Necesitan una potencia eléctrica alta

Pueden gastar más que las de gas

No adecuadas para zonas de frío extremo

Calderas de gas butano o propano

(1.400 € sin instalación)

Específicas o tener opción también para gas natural

Funcionan con bombonas

Adecuadas para zonas con temperaturas no extremas

En viviendas con poco uso consumen menos

No experimentan cortes de gas

Las de propano se pueden conectar a un depósito

No tan seguras como las de gas natural

Necesitan espacio de almacenaje

Calderas de biomasa

(5.000 € sin instalación)

Usan pellets, astillas, huesos de aceituna, cáscaras de almendra, etc.

Se usan sobre todo para calefacción central

100% sostenibles

Consumen menos

Menor rendimiento

Requieren espacio de almacenaje 

Más costosas

Se amortizan pronto

Calderas de gasóleo

(1.100 € sin instalación)

Funcionan con gasóleo

Lo suministran las empresas a domicilio

Más seguras

Mas económicas

Calientan más rápido

Contaminan poco

El combustible es más costoso

Hay que tener un depósito

Ocupan espacio

Requieren mantenimiento


Precio

A la hora de instalar una caldera, al precio de la caldera en sí hay que sumarle el de la instalación. Si es necesario, tendremos que añadir el coste de un depósito.

  • Instalar una caldera eléctrica de 15kW solo para calefacción, con material accesorio y mano de obra cuesta unos 1.152 €. Si es de 21kW, el precio sube a unos 1.465 €. Para calefacción y ACS el precio sube a 1.980 € y 2.169 €, respectivamente.
  • El precio de instalar una caldera de gas de condensación de tipo mural y solo para calefacción parte de unos 2.800 €. Si es para calefacción y ACS, sorprendentemente el coste desciende a unos 2.037 €.
  • Si la caldera es a gasóleo, el precio de instalar una caldera convencional para calefacción ronda los 4.200 €. Estas calderas solo se pueden instalar en sustitución de otras antiguas, nunca en obra nueva. Para calderas de condensación, el precio sube a unos 5.700 € solo calefacción y unos 7.200 € si incluye ACS. A este coste hay que añadir unos 1.000 € más para el depósito.
  • El precio de instalar una caldera de biomasa para vivienda unifamiliar y que alimente el sistema de calefacción y ACS parte de unos 7.000 € para un modelo convencional. Si es una caldera de condensación, el coste aumenta a unos 10.000 € en adelante.

Los profesionales que instalan las calderas son los calefactores.

Extras

Cambio de sitio

Si a la hora de instalar una caldera en sustitución de la anterior queremos cambiarla de sitio, es necesario hacer una reforma para modificar las canalizaciones del gas y la entrada/salida de gases. Este trabajo tiene un coste de unos 500 € en adelante.

¿Qué más hay que tener en cuenta?

  • Permisos. La instalación de una caldera debe regirse por el RITE, que indica qué calderas se pueden instalar en obra nueva o en sustitución de otras antiguas. En principio no es necesario pedir ninguna licencia o permiso para cambiar la caldera por un modelo nuevo, salvo que se cambie de ubicación o se modifique la instalación de gas. En estos casos, el técnico tendrá que certificar de nuevo la modificación de la instalación y el lugar donde se encontrará la nueva caldera, que deberá ajustarse a la normativa de cada Comunidad Autónoma.
  • Cálculos previos. Antes de escoger un modelo u otro de caldera, es importante aportar toda la información a los instaladores o comerciales para que nos garanticen que nuestra caldera tendrá capacidad suficiente para alimentar determinado número de radiadores y/o tomas de agua. Para ello es importante indicar los metros cuadrados de la vivienda, número de habitaciones, personas que viven, etc.
  • Desmontaje. Normalmente el precio del desmontaje y retirada de la caldera vieja va incluido en el precio. Este precio ronda los 100 €.
¿Te ha parecido útil esta guía?
  
Última actualización:   
Metodología y recursos